Turismo
Domingo 30 de Julio de 2017

Aruba, alas junto a las olas

La observación de aves, o aviturismo, se ha vuelto popular entre los turistas de la isla y busca beneficiar tanto al visitante como al destino. Una actividad que crece año tras año

Con más de 230 especies de aves registradas, Aruba invita a disfrutar de su aviturismo, también conocido como observación de aves, y promueve el ecoturismo junto con la conservación de sus distintas formas de vida silvestre. La actividad se destaca en la Isla Feliz con la búsqueda del bienestar de quienes la practican y concientiza tanto a los turistas como a la comunidad local.
   La infraestructura y la zonificación de la isla fueron pensadas en torno a las necesidades de las aves y a sus observadores, quienes mediante el aviturismo logran relajarse y conectarse con la naturaleza. El clima semiárido, la diversidad de flora y fauna y paisajes únicos de playas, arrecifes, manglares, pantanos, paisajes ondulados y resorts exuberantes, también son importantes ya que sirven como refugios para las especies de aves que tienen residencia permanente, además de recibir temporalmente a aquellas otras que sólo pasan para reabastecerse de energía antes de seguir su viaje por el continente.
   Para conservar la flora y fauna autóctona, varias áreas de la isla son hábitats protegidos. Un ejemplo es el Santuario de Aves Bubaliplas en el área hotelera de Palm Beach. Este humedal atrae a una variedad de pájaros y cuenta con una torre de observación que permite una amplia visión del área de los pantanos.
   El Parque Nacional Arikok, que se extiende sobre el 20% de la isla, es otro de los hábitats protegidos para la vida silvestre. El lugar es ideal para observar a la lechuza shoco, un búho de madriguera que sólo se encuentra en Aruba y es un símbolo nacional oficial. El animal es bastante tímido, pero con un poco de paciencia, es una especie maravillosa para ver en persona y capturar en cámara.  Otros lugares notables para la observación de aves incluyen las áreas de Arashi Beach y el Faro California, así como Tierra del Sol. Los pájaros que adornan regularmente los paisajes de la isla son el Pelicano Marrón, el Cormorán Neotropical, el Pájaro de Fragata Magnífico, el Pato blanco de mejilla blanca, la Caracara encrestada, el Rubicundo, el Sanderling, la Ternera real, la Paloma de ojos desnudos, el Parakeet de color marrón o Caribe, el Colibrí Rubí Topacio, la Paraulata Tropical, la Escarlata de cola azul, la Curruca amarilla, el Bananaquit, el Grassquit de cara negra, el Gorrión de cuello rizado, el Grackle del Caribe y el Turpial.
   Más de 150 pecies de aves migratorias llegan cada año, especialmente en septiembre y octubre, para escapar del frío de regreso a casa y disfrutar del cálido sol durante unos días, semanas o meses. Algunas de estas especies utilizan a la Isla Feliz como un lugar de anidación donde también nutrir a sus crías. Los observadores de aves pueden espiar varias variedades de garzas, águilas pescadoras, espátulas, cometas, halcones, fochas, garcetas, flamencos y muchas especies más.
Más información en: argentina@aruba.com +54 5353 0003. Visitá www.aruba.com y también en las redes sociales: Facebook.com/arubabonbini y @Arubabonbini en Twitter e Instagram


Comentarios