Edición Impresa
Jueves 09 de Enero de 2014

Turbulencia en vacaciones

Últimamente viajar en avión en clase económica se ha convertido en una travesía de apretujamiento como un deporte de “contacto” y “roces”.

Últimamente viajar en avión en clase económica se ha convertido en una travesía de apretujamiento como un deporte de “contacto” y “roces”. Se debe a que hay menos vuelos y cada vez más llenos a raíz que las empresas acortan distancia entre asientos menos acolchados, para agregar más filas y como si fuera poco con una mínima reclinación, que siempre es cuestionada por el pasajero de atrás, que su única defensa es empujar con sus rodillas hasta que convocan a la azafata para mediar. La gente hasta ahora no descifró si las butacas son más chicas, o los viajeros más grandes.

El “sí, querida” se impone

El nuevo año sigue sumando la tendencia de una nueva generación de “ejecutivas” empresarias y dirigentes políticas, que muchas veces obliga a los hombres a replantearse su rol dentro y fuera de la familia. No son pocas las que lideran empresas y organismos no tradicionales para “ellas” y como si fuera poco no copian el estilo de gestión de “nosotros” sino que imponen su modo propio que les permite congeniar perfectamente trabajo y familia.

¿Se viene un nuevo billete?

El gobierno nacional tiene en estudio un homenaje específico al general Juan Domingo Perón, el 17 de octubre próximo, en el Día de la Lealtad y el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Tiene la intención de lanzar el billete de 500 pesos con la cara del tres veces presidente de los argentinos. Será impreso en la Casa de la Moneda, hoy cuestionada por la falta de inversiones y que quedó en medio de una polémica que involucra al vicepresidente Amado Boudou por sus presuntos vínculos con la ex imprenta Ciccone.

Reconciliación y buena onda

Tras la desmentida de la supuesta crisis amorosa desencadenada por un video que mostraba a Jésica Cirio bailando en una disco de Punta del Este, la pareja que compone la espectacular rubia con el diputado nacional kirchnerista Martín Insaurralde se mostró ayer mimosa y sonriente, como para dejar claro que la turbulencia ya pasó y la felicidad se ha reinstalado entre ellos. Tortolitos.

Comentarios