Barack Obama
Sábado 12 de Noviembre de 2016

Trump tomará pronto decisiones muy importantes sobre su gabinete

Por segundo día consecutivo, miles de estadounidenses manifestaron en distintas ciudades en contra del presidente electo.

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, anunció ayer que prepara "decisiones muy importantes" sobre la conformación de su gobierno, después de una nueva noche de protestas de miles de personas en diversas ciudades del país. Trump inició formalmente el jueves el complejo proceso de transición del poder con una reunión de una hora y media en el Salón Oval de la Casa Blanca con el actual mandatario, Barack Obama, y ahora tiene por delante la definición de su gabinete. El vicepresidente electo, el republicano Mike Pence, tomará las riendas de la transición de la administración de Donald Trump a la Casa Blanca, y se dedicará a diseñar el gabinete del nuevo presidente, según un comunicado de la oficina del presidente electo. Pence releva en esa responsabilidad al gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, que en los últimos meses había sido el principal representante de Trump en las reuniones que se dieron en la Casa Blanca para preparar el traspaso de poder en caso de victoria de los republicanos. "Un día ocupado en Nueva York. Pronto tomaré decisiones muy importantes sobre las personas que dirigirán nuestro gobierno", informó ayer en un mensaje en la red Twitter. El presidente electo tiene poco más de dos meses para conformar su gobierno, aunque los cargos más importantes aún deberán ser confirmados por el pleno del Senado y como el Partido Republicano controla las dos cámaras del Congreso, no se esperan dificultades en los nombramientos.

Nombres sobre la mesa. Los tres nombres más mencionados son los de Christie, el ex alcalde de Nueva York Rudy Giuliani y el ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, todos pesos pesados del Partido Republicano y que durante la campaña apoyaron a Trump. El jueves Trump también tendió un puente fundamental al encontrarse con el actual presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, con quien mantuvo frías y tensas relaciones durante la campaña. Ayer, Trump habló "durante 7 u 8 minutos" con el presidente de Francia, François Hollande, en una conversación centrada en los temas de interés común a los dos países, informó la oficina de la presidencia francesa. Trump y Hollande "abordaron temas comunes sobre los que convinieron clarificar las posiciones: la lucha contra el terrorismo, Ucrania, Siria, Irak y el acuerdo de París" sobre el clima, según el entorno presidencial.

Pese a que Trump dijo en su discurso de victoria la madrugada del miércoles que quiere dar señales de unidad, los primeros nombres que suenan para asumir puestos de importancia en el gabinete son personas que han defendido al presidente electo a ultranza durante la campaña y no tienen perfiles moderados. "La misión de nuestro equipo es clara: congregar a un grupo de los más cualificados y exitosos líderes que puedan implementar nuestra agenda en Washington. Juntos comenzaremos nuestra tarea urgente de reconstruir el país. Específicamente empleos, seguridad y oportunidades", indicó Trump en un comunicado.

La Casa Blanca informó ayer que Obama se reunirá con aliados europeos en su gira por tres países en la próxima semana, y mantendrá un encuentro con el presidente chino, Xi Jinping, al margen de la cumbre de la ASEAN en Perú.

En un homenaje a los soldados estadounidenses caídos en combate, el presidente saliente volvió a insistir ayer en la necesidad de apoyar la unión nacional.

Malestar. Sin embargo, los esfuerzos de Trump por transmitir un ambiente de normalidad en el país no fueron del todo exitosos. Por segunda noche consecutiva, miles de personas, en especial jóvenes, salieron a las calles en la noche del jueves en Los Angeles, Baltimore, Chicago, Denver, Dallas y Portland, entre otras, para expresar su frustración ante la elección del polémico millonario. En general las protestas fueron pacificas, pero en Portland se registraron hechos aislados de violencia y la policía detuvo a 26 personas. Centenares de alumnos de la prestigiosa Universidad de California en Los Angeles (UCLA) se reunieron en el campus para expresar su frustración con el resultado electoral del martes..

Culpa de los medios. Fiel al estilo que había mostrado en la campaña electoral, en la noche Trump recurrió a la red Twitter para condenar las protestas y culpar a la prensa por ellas. "Acabo de tener una elección presidencial abierta y exitosa. Ahora manifestantes profesionales, incitados por la prensa, están protestando. ¡Es muy injusto!", escribió. Pero horas más tarde adoptó un tono más conciliador. Estoy "encantado con el hecho de que los pequeños grupos de manifestantes tienen pasión por nuestro gran país. Estaremos todos unidos y orgullosos", señaló.

Comentarios