El Mundo
Miércoles 09 de Noviembre de 2016

Trump se encaminaba a ganar los comicios en los Estados Unidos

Hillary perdía en Estados clave, como Florida y Ohio, y quedaba atrás ante el republicano en cantidad de votos electorales.

En una elección muy cerrada y sorpresiva, Donald Trump se imponía a Hillary Clinton y sería el próximo presidente de los Estados Unidos. Ganó Estados clave, como Florida, Ohio y Carolina del Norte, mientras Clinton retuvo bastiones demócratas como Nueva York y California pero tuvo una floja performance en casi todos los Estados "disputados" o "campos de batalla", como los apodan los medios estadounidenses, aunque salvó Virginia y Colorado. En la madrugada, Trump se acercaba al número mágico de 270 electores necesarios para ser elegido, mientras Clinton se quedaba atrás. Trump colectaba votos en todo el amplio interior del país, lejos de las dos costas, que son demócratas, pero no le alcanzaban a Clinton. Así, perdía en esta madrugada la gran favorita de los medios, pero poco querida por grandes capas de la población estadounidense, que la ve como una "manipuladora de Washington", el establishment alejado de los Estados Unidos del interior.

Los republicanos asimismo ratificaron su dominio de las dos Cámaras del Congreso, en una jornada negra para los demócratas. Barack Obama termina de esta forma sus ocho años de presidencia de la peor manera. El próximo 20 de enero debería traspasarle la Presidencia a Donald Trump, a quien no cubrió de elogios precisamente en estos días de furor de la última fase de la campaña. Los electores que sumaba Trump eran 232 a 209 de Clinton, pero con una proyección que daba amplio vencedor al republicano.

Colaboradores y seguidores de Hillary Clinton admitieron esta noche que entre las filas de la candidata demócrata había "nerviosismo" por la difusión de resultados del escrutinio que mostraban en ventaja a su competidor republicano, Donald Trump.

"Sí, he visto las proyecciones y se puede decir que hay nerviosismo, pero esperamos (los resultados del estado de) Florida", afirmó Susie Gelman, en el comando de campaña instalado en el Javits Center, en Manhattan, Nueva York.

"Por el momento, en Florida las cosas no van como esperábamos pero mantengo la confianza; pensábamos que la noche sería más breve", agregó Gelman. Poco después, Florida era para Trump con sus 29 electores.

Por otra parte, simpatizantes de Clinton recibieron con pesimismo un mensaje de la candidata en su cuenta de Twitter, en la que señaló: "Este equipo tiene mucho de lo que estar orgulloso. Pase lo que pase esta noche, gracias por todo."

Varios seguidores del Partido Demócrata interpretaron ese texto como una expresión de desaliento, a tal punto que le enviaron respuestas tales como "No te des por vencida" y "Te necesitamos".

El cuartel general de Clinton se mantenía en silencio tras el anuncio de su triunfo en Nueva York y luego de que a continuación se reportaran éxitos de Trump.

El candidato republicano se mantenía al frente en estados que las encuestas previas atribuyeron a Clinton, tales como Virginia, Michigan, Wisconsin y Pensilvania, aunque esos resultados no eran definitivos. Clinton lograba, como se descontaba, los 55 electores de California y los siete de Oregon, pero esto no alcanzaba para contrarrestar los triunfos de Trump en todo el Oeste y casi todo el Medio Oeste, así como en estados clave del Este, donde "no debía" ganar y ganó, como Ohio, Florida y Carolina del Norte. Un resultado devastador para muchos gurúes, medios de comunicación y gobiernos de Latinoamérica, que con cierta imprudencia elegieron pronunciarse en favor de Clinton. Si bien esta opción era lógica en el caso de México se explica mucho menos en el de Argentina, por ejemplo. La noche del lunes, la canciller Susana Malcorra se pronunció abiertamente en favor de los demócratas y su candidata. Lo mismo hizo el embajador de Argentina en Washington, Martín Losteau.

Los republicanos también ganaron con amplitud la Cámara de Representantes, como se auspiciaba, pero retuvieron también el Senado, Cámara que pensaban obtener los demócratas junto con la presidencia.

Mercados en picada. Los mercados financieros abrieron hoy, miércoles, con nerviosismo ante los resultados electorales parciales en Estados Unidos. En los mercados de valores asiáticos, el índice japonés Nikkei cayó 4,51 por ciento. En tanto, el índice Shanghai Composite bajó un 0,06 por ciento y se situó en 3.146,08 puntos en la apertura. El euro ganó más de uno por ciento y se ubicó en 1,1171 dólares, la mayor cotización desde mediados de octubre. El yen en Japón subió más de un tres por ciento en relación a la divisa estadounidense, tocando su nivel más alto desde comienzos de octubre. El peso mexicano se desplomó contra el dólar más de un 8 por ciento, su cifra más baja desde septiembre. En horas de la mañana, el dólar se cotizaba a 19,8619 pesos, pero con las elecciones en Estados Unidos alcanzó los 20,51 pesos, su máximo histórico.

El precio del petróleo retrocedió en tanto más de tres por ciento. El barril (159 litros) del tipo Brent cayó hasta los 44,56 dólares, un valor que no registraba desde agosto. El barril del tipo WTI retrocedió hasta los 43,31 dólares, su nivel más bajo desde septiembre.

Comentarios