Donald Trump
Viernes 02 de Diciembre de 2016

Trump amenaza a firmas para que abandonen Estados Unidos

Habló de consecuencias para las empresas que trasladen operaciones a otros países. Reiteró su promesa de construir el muro con México.

Donald Trump visitó ayer una planta de Carrier, en Indianápolis, donde celebró un acuerdo alcanzado con la fabricante de hornos y aires acondicionados para evitar el traslado de 1.100 puestos de trabajo a México, y advirtió a las compañías de Estados Unidos que si deciden abandonar el país sufrirán consecuencias. Asimismo reiteró que seguirá adelante con la construcción del muro fronterizo con México. "Las empresas no se van a ir de Estados Unidos nunca más sin consecuencias. No podemos permitir que ocurra esto. Hay muchísimos empleos saliendo de Estados Unidos y trasladándose a otros países", indicó el presidente electo en su primer discurso público tras la victoria en los comicios del 8 de noviembre.

Trump llegó a Indianápolis en su avión personal junto a su compañero de fórmula, el gobernador de ese Estado, Indiana, Mike Pence, uno de los principales gestores del acuerdo por el cual Carrier recibirá incentivos de 7.000 millones de dólares en los próximos 10 años para mantener esos puestos de trabajo en Estados Unidos. Los incentivos serán otorgados por el Estado de Indiana, dirigido hasta el 20 de enero por Pence.

Sin embargo, Trump, hizo ayer oídos sordos a esas críticas y redobló la apuesta con un discurso ante los empleados de Carrier, en el que se enorgulleció al anunciar que "Estados Unidos pasará de ser el país que más impuestos paga a ser uno de los países con menos impuestos". El presidente electo no ofreció datos ni cifras concretas para demostrar esa afirmación. "El segundo objetivo serán las desregulaciones", continuó el magnate inmobiliario y se dirigió a Greg Hayes, presidente de United Technologies, a quien le insistió en su intención de reducir del 35 al 15 por ciento los impuestos sobre las sociedades, para incentivar la inversión en Estados Unidos, y aumentar las tarifas en la frontera. El republicano había asegurado durante toda la campaña electoral que iba a terminar con el desempleo en el cinturón industrial de Estados Unidos y apoyar a los trabajadores que perdieron poder adquisitivo o sus empleos por efectos de la globalización y la crisis económica de 2008.

El acto en la planta de Carrier fue la primera parada de lo que Trump llamó su "gira de la victoria", una serie de viajes por el medio oeste del país, una región donde está afincada una parte importante del electorado que le dio el triunfo electoral.

En febrero pasado, cuando la campaña de las primarias presidenciales recién comenzaba, Carrier anunció su intención de trasladar más de 1.000 puestos de trabajo industriales a México para achicar costos. A sólo tres semanas de ser electo Trump, la empresa anunció un acuerdo para mantener la fabricación de hornos de gas que realiza en esa planta en Indianápolis.

Aunque Carrier se comprometió a mantener en Indiana unos 800 puestos de trabajo en la línea de producción y otros 300 en la parte administrativa, la empresa sigue con el plan de trasladar 700 empleos a sus instalaciones en Monterrey, en la vecina México. Esta relocalización significará el cierre de otra planta de Carrier en Huntington, en el estado de Indiana.

Freno a la migración. Trump renovó en tanto su promesa de construir un muro a lo largo de la frontera con México, en sus primeras declaraciones públicas extensas desde que ganó las elecciones. El magnate habló brevemente de seguridad fronteriza en un discurso en la planta de equipos de aire acondicionado en Indiana. "La gente está diciendo: «¿Piensas que Trump va a construir el muro?» Créanme, vamos a construir el muro". Dijo además el jueves que el muro "tendrá puertas" para permitir la inmigración legal.

Comentarios