La región
Domingo 16 de Octubre de 2016

Tristeza y desazón por el anuncio inglés sobre prácticas militares en Malvinas

La canciller Malcorra dijo que le produjo "pena" que Londres continuara con prácticas militares en las islas Malvinas. Protesta ante la ONU.

La canciller Susana Malcorra remarcó ayer que el gobierno expresó formalmente su "desazón" al Reino Unido y las Naciones Unidas ante la decisión británica de continuar este año con ejercicios militares en aguas de las islas Malvinas, que siguen bajo disputa de soberanía.

Malcorra confesó que "produjo una pena que se continuara con esta práctica este año", por lo que reiteró que la Cancillería reaccionó "de manera inmediata dentro de lo que establecen los instrumentos de manejo internacional a los cuales adherimos".

Asimismo, aclaró que los ejercicios militares en el área eran "una práctica que ha tenido el Reino Unido desde hace ya mucho tiempo", aunque eso "no le quita seriedad y gravedad al hecho de que sigan con la práctica", que incluye el uso de misiles.

Por eso, puntualizó que la Cancillería emitió un comunicado de protesta, se le entregó "una carta con una queja formal" al embajador del Reino Unido en Buenos Aires, Mark Kent, y se envió otra al secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, "comunicando nuestra desazón".

Malcorra apuntó también que el gobierno británico anunció la realización de los ejercicios de este año "a través de lo que es la práctica normal, que es comunicar a la región por cuestión de seguridad, de que sepa que va a hacer los ejercicios".

Aunque reconoció que no son "algo nuevo", insistió en que "no corresponde" porque "la Argentina ha hecho un compromiso claro" respecto de que "la cuestión Malvinas se va a resolver dentro del derecho internacional, lo cual nos quita cualquier posibilidad de hacer una práctica bélica".

"Sobre todo porque esa práctica conlleva la presunción de una hipótesis de conflicto que creemos que ha sido ampliamente superada a partir de la decisión de los argentinos de eliminar el conflicto como mecanismo de resolución de nuestras diferencias", apuntó en un comunicado.

En esa línea, anticipó que Argentina trabajará para "ver si somos capaces de construir una oportunidad de diálogo que elimine las presunciones de conflicto y que establezca una mecanismo que desarrolle confianza" con Gran Bretaña.

La jefa de la diplomacia se pronunció así en una improvisada conferencia de prensa en la embajada argentina en el Vaticano, adonde acompañó al presidente Mauricio Macri a su encuentro con el Papa Francisco.

Luego de que el jefe de Estado pidiera que las preguntas sobre Malvinas fueran dirigidas a la canciller, Malcorra señaló: "Estos ejercicios son una reiteración de una práctica que se realiza todos los años. No es nuevo, lo cual no le quita seriedad porque Argentina ha establecido en su Constitución hacer los reclamos dentro del derecho internacional".

"Veremos si somos capaces de construir un diálogo para eliminar presunciones de conflicto", agregó.

Anteayer, el Servicio de Hidrografía Naval (SHN), dependiente del Ministerio de Defensa, informó que "las fuerzas militares inglesas, que en forma ilegal ocupan el territorio argentino de las islas Malvinas, han notificado que realizarán un ejercicio de armas que incluye lanzamiento de misiles".

Las acciones militares británicas se realizarán de 11 a 23 desde el 19 hasta el 28 de octubre próximos en la zona de Malvinas, lo cual fue repudiado por la Cancillería a través de dos vías: mediante un comunicado oficial y con una nota que fue entregada en mano al embajador Kent por el vicecanciller Carlos Foradori, ante la ausencia de Malcorra, quien acompaña a Macri en su visita a Italia.

El consejero de las islas Malvinas, Mike Summers, sostuvo que los ejercicios militares que el Reino Unido realizará en el archipiélago son "de rutina" y se llevan a cabo "cada año", por lo que dijo "no entender por qué deberían estar preocupados en la Argentina".

"No entiendo por qué deberían estar preocupados en la Argentina", señaló el británico Summers sobre la realización de nuevos ejercicios militares, que incluyen el lanzamiento de misiles en el territorio que sigue bajo disputa de soberanía. El asesor británico apuntó que "se trata de maniobras de corto alcance que se vienen practicando desde hace varios años", en referencia a que son "ejercicios de defensa" sin "ningún propósito contra la Argentina".

En declaraciones formuladas al semanario Perfil, Summers justificó la "capacidad de defensa en las Malvinas" en que el archipiélago "ya fue invadido por la Argentina previamente. Debido a este antecedente, establecemos ejercicios de práctica regulares".

"Se trata de un ejercicio de rutina que tiene lugar cada año", dijo, y añadió: "El lanzamiento de estos misiles ocurrirá muy cerca de Puerto Stanley (Puerto Argentino) y solamente viajarán un par de millas".

Comentarios