Policiales
Lunes 10 de Octubre de 2016

Tres casos en 40 días en el departamento Rosario

La muerte de Segundo Moyano es la tercera ocurrida en los últimos cuarenta días en el departamento Rosario en la que la víctima sufre un paro cardíaco luego de un atraco.

El hecho similar más reciente fue el de María Cristina Rathge, una mujer de 60 años que sufría del corazón y el pasado 20 de septiembre se desvaneció luego de que le arrebataran el celular cuando caminaba por Zeballos al 3400. Tras un par de días en coma, murió en un hospital. "Padecía patologías cardíacas e hipertensión arterial. Si bien se descompensó tras el robo, la causa de su muerte fue natural y no fruto de la violencia ejercida. Por su patología podría haber muerto en medio de una discusión o alguna otra contingencia emocional extrema", explicó una fuente allegada a la pesquisa, que investiga el robo del teléfono.

Un mes antes, el pasado 21 de agosto, una jubilada murió luego de sufrir un intento de arrebato y caer al piso mientras andaba en bicicleta por Virasoro al 5300, en la zona sudoeste. Araceli Antonia Zalazar tenía 79 años y volvía a su casa cuando a un par de cuadras de Villa Banana un hombre que circulaba en una moto quiso arrebatarle un bolso. "La quiso asaltar y la empujó, pero no le sacó la bolsa que llevaba. La señora cayó y se golpeó la cabeza. Pero también sufrió un paro cardíaco. Todavía no se sabe la causa de la muerte, si fue el infarto o el golpe lo que le ocasionó la muerte", contaba por esos días una vecina.

Similar al atraco mortal que sufrió Moyano fue el caso de María Asunta Damiano, de 86 años, que el 3 de septiembre del año pasado murió luego de ser víctima de una entradera en la casa donde vivía con una hija en Arijón al 1600. La anciana, que padecía mal de Alzheimer, fue hallada maniatada con precintos y amordazada con una bufanda mientras su hija estaba encerrada en el baño. Si bien presentaba un golpe, el fiscal del caso sostuvo que su muerte pudo haber sido causada por un paro cardíaco".

En diciembre de 2014 Oscar Coimbra murió de un infarto luego de un asaltante lo emboscara en Liniers y 27 de Febrero, por donde el hombre de 53 años circulaba en su moto. Coimbra sufrió una descompensación y personal del Sies intentó reanimarlo en vano.

Otro caso similar tuvo como víctima a Marcos Francisco Chirino, de 65 años, cuando resistió un robo mientras estaba en su camioneta estacionada en una esquina de Empalme Graneros. Ocurrió el 9 de agosto de 2014 cuando un joven de 19 años le gritó "bajate o te rompo la chata" y el hombre se bajó y comenzó a pelearse a trompadas. Ocho horas después murió de un paro cardíaco. Un joven de 19 años fue detenido e imputado de homicidio en ocasión de robo, pero luego fue liberado luego de que la víctima alcanzara a decir que no se había concretado el robo.

Comentarios