La ciudad
Viernes 13 de Mayo de 2016

Tras una pelea en la calle, lo condenaron a prisión condicional

Su auto rozó a otro vehículo, discutió con el conductor y lo mató al hacerlo caer de un golpe. La pena se definió en juicio abreviado.

Manejaban en el mismo sentido y, en una mala maniobra, sus autos se rozaron. Frenaron en la esquina de Avellaneda y Seguí. Discutieron y se trenzaron en una pelea. Uno de los golpes que tiró Mario Miguel Mendíaz hizo que su contrincante, Norberto Bogarín, de 30 años, cayera al suelo sentado. Ese impacto le produjo un latigazo cervical, lesión que lo mató en el acto. Fue el 9 de julio de 2014. Ayer, durante un juicio abreviado, Mendíaz fue condenado a la pena de tres años de prisión condicional por el delito de "homicidio preterintencional". En el mismo acto, el condenado donó un auto como resarcimiento a la familia de la víctima.

La firma del juicio abreviado en contra de Mario Mendíaz, de 46 años, se realizó ayer a la mañana en los Tribunales provinciales. En una audiencia presidida por el juez José Luis Suárez, las partes acordaron una pena de tres años ejecución condicional y una serie de requisitos que Mendíaz deberá cumplimentar: no salir del país, fijar domicilio, someterse al cuidado de la Dirección Provincial de Control y Asistencia Pos Penitenciaria y seguir un tratamiento terapéutico por dos años. El acuerdo fue firmado por la fiscal Mariana Prunotto y la defensora Graciela Toledo.

Mendíaz llegó a la audiencia gozando de una libertad restringida. Desde julio de 2014, estaba imputado por "homicidio preterintencional", contemplado en el artículo 81 del Código Penal. Este delito existe cuando el agresor tiene la intensión de producir lesiones a otra persona, pero en ese acto termina por provocarle la muerte. Lo que se tiene en cuenta es la intensión, que no es la de matar.

Desde fiscalía sostuvieron que el acusado estuvo a disposición de la Justicia durante todo el proceso, sin entorpecerlo, y que, además, donó un automóvil de su propiedad a los herederos de la víctima, en forma de resarcimiento.

El hecho ventilado ocurrió el 9 de julio de 2014, cerca de las 20.30, después de un partido del Mundial de fútbol de Brasil en el que Argentina se impuso ante Holanda por 4 a 2, lo que le significó jugar una final en una copa del mundo después de 24 años.

Mala maniobra. Tras ver la victoria por televisión, y según digo al día siguiente en la audiencia imputativa, Mendíaz EM_DASHque trabaja como vendedorEM_DASH se subió a su auto, un Fiat Fiorino, para ir a ver a un cliente. En ese trayecto por la zona sudoeste, y en una mala maniobra, su auto rozó con el Citröen Berlingo que era conducido por Bogarín, de 30 años. Dos cuadras más adelante, en el cruce de los bulevares Avellaneda y Seguí, los automovilistas detuvieron sus marchas y se bajaron de los vehículos.

Primero discutieron por las responsabilidades del altercado vial, luego se insultaron y terminaron a puñetazos. Bogarín recibió un golpe que le hizo perder la estabilidad y cayó al suelo sentado. Ese impacto le produjo el latigazo en el cuello o, en términos médicos, una fractura atloaxoidea: se trata de un desplazamiento del atlas (primera vértebra) sobre el axis (segunda vértebra) por la ruptura del ligamento transverso.

Bogarín falleció en el acto, y Mendíaz fue detenido en la comisaría 18ª hasta el día siguiente, cuando fue imputado por el delito por el que ahora fue condenado.

Comentarios