Inseguridad
Sábado 27 de Agosto de 2016

Tras la marcha, el gobernador Lifschitz apura un megaplán contra la inseguridad

El dossier incluye 200 nuevos patrulleros para Rosario, que reemplazarán a los 120 actuales y un paquete de leyes penales

Tras la multitudinaria marcha contra la inseguridad y por justicia, el gobernador Miguel Lifschitz se reunió ayer con su ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, y empezaron a diagramar un paquete de medidas. El plan que se anunciará la semana próxima incluye la incorporación de 200 nuevos patrulleros para Rosario que reemplazarán a los 120 actuales, con un nuevo diseño interno y sacándole a la policía los fondos para reparar los vehículos. Además se enviarán a la Legislatura varios proyectos para reformar el Código Procesal Penal y se llevará a la Nación una propuesta concreta de trabajo en conjunto con las fuerzas federales que llegarán en breve a la ciudad.

Desde temprano, la Casa Gris trató de mostrar públicamente que había asimilado el impacto por la tremenda movilización del jueves a la noche. El ministro de Gobierno, Pablo Farías, habló temprano con las radios de la ciudad y reconoció que la protesta había "conmocionado" a la gestión del Frente Progresista (ver aparte).

A lo largo del día hubo varias reuniones entre las áreas de Seguridad, Justicia y Gobierno del gabinete con el propio gobernador y se armó un equipo interministerial para apurar el plan que se anunciará entre lunes y martes próximos.

Desde la gobernación aclararon que el paquete de medidas estaba en plena elaboración, y de hecho el propio Lifschitz se lo había adelantado en la semana en una entrevista a LaCapital. Pero la imponente movilización del jueves aceleró los tiempos.

Patrulleros. En ese marco, según pudo saber este diario, se resolvió apurar la adquisición de 200 nuevos patrulleros para la ciudad de Rosario, que reemplazarán a los 120 actuales.

La idea del gobierno provincial es poder sacarlos a la calle, de manera progresiva, en el último bimestre del año. Se trata de la cifra que el flamante jefe interino de la policía de Santa Fe, José Luis Amaya, mencionó como necesaria para patrullar la ciudad a poco de asumir el cargo.

La novedad es que los flamantes patrulleros "tienen un nuevo diseño basado en otro paradigma, con un control más aceitado desde la conducción del Ministerio de Seguridad de los kilómetros recorridos, el lugar patrullado y la necesidad de reparación de la unidad".

Más aún, el Ministerio de Seguridad decidió dejar en manos del ganador del concurso para adquirir los nuevos patrulleros el mantenimiento de las unidades, según confiaron fuentes de la cartera.

Por lo bajo, los funcionarios consultados reconocieron que esa medida administrativa puede generar cierta resistencia al interior de la fuerza policial, por la cantidad de recursos que se le quitan.

Leyes. En paralelo, la Casa Gris terminará de pulir durante el fin de semana un paquete de proyectos de ley que serán remitidos a la Legislatura para modificar parcialmente el Código Procesal Penal.

El ministro de Justicia, Ricardo Silberstein, ya había deslizado que su cartera tenía intenciones de promover a los legisladores cierto endurecimiento de algunos criterios penales vinculados a las restricciones de la libertad.

Además se pondrá especial énfasis, desde la órbita provincial, en la tenencia ilegal de armas. El fiscal General de Santa Fe, Julio de Olazábal, dijo esta semana que se notó un fuerte aumento en el uso de armas de fuego en los homicidios registrados en lo que va del año, indicador que no se condice con las armas del circuito declarado.

Gendarmes. También se elaborará un plan formal que se llevará el martes a la reunión con la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. "La idea es llegar con una propuesta concreta para poder complementar en serio los recursos y roles", explicaron.

En el cónclave con las autoridades nacionales, la provincia solicitará que se concrete el envío de fuerzas federales a Santa Fe y en particular a Rosario, con algún grado de proporcionalidad al que ya existe en Capital Federal y Gran Buenos Aires.

"Sólo en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano hay 7.000 agentes federales. Rosario y su área metropolitana necesitan una cifra que sea no igual, obviamente, pero que tenga alguna proporcionalidad respecto a sus habitantes y conflictos", indicaron.

Comentarios