La ciudad
Martes 09 de Agosto de 2016

Tras dos años de demoras, exigen la apertura de un bar en barrio Martin

Está en Ayacucho y Libertad, donde se desató una polémica por el desembarco de un boliche, algo que se negó desde el municipio.

Tras dos años largos de idas y vueltas con la concesión del bar ubicado en Ayacucho y Libertad (pleno parque Urquiza), las declaraciones de la subsecretaria Legal y Técnica municipal, Carmen Donadío, no dejan lugar a dudas: "Ya terminaron la obra y ahora tienen que habilitar". La abogada del Ejecutivo también fue clara en relación a la polémica que se instaló entre los vecinos por el desembarco de un boliche en barrio Martin. "El pliego no asemeja el salón de eventos con salón de fiestas, de ninguna manera". La vía administrativa está agotada por lo que quedó abierta la instancia judicial.

Tras las reiteradas cartas de los lectores que los vecinos de la zona publicaron en LaCapital, las declaraciones de la secretaria Legal y Técnica local echan luz sobre una polémica entre el concesionario, el Ejecutivo y los vecinos. Sobre la barranca del parque Urquiza ¿se licitó un bar o un salón de eventos para graduaciones, casamientos?

Este espacio público concesionado funcionó como bar hasta junio de 2011 y con una entrega anticipada del predio al municipio. Recién en diciembre de ese año se armaron los pliegos para su reconcesionamiento. Tras meses de abandono y vandalismo, en junio de 2012 fue adjudicado al actual concesionario: la firma Cuatromasuno SRL: diez años de explotación comercial con opción a dos más y un canon de 10.540 pesos mensuales.

En noviembre de 2013 los funcionarios habían asegurado que el nuevo bar iba a abrir sus puertas para recibir al Dakar 2014. Los responsables que cuentan con otros bares en el macrocentro y Puerto Norte y estimaron que lo abriría para abril de 2014.

Dos años después sigue cerrado, y a la espera de definiciones. Uno de los puntos que dilató su inauguración pasa por una discusión en torno a su habilitación. Se permite el funcionamiento de bar, cafetería, pero incluye una circular aclaratoria donde se incluye la figura de salón de eventos.

Ante la consulta de LaCapital, Donadío despejó la postura del municipio. "Ya concretaron las obras y los estamos intimando a que lo habiliten. El concesionario acaba de pedir la recepción provisoria de la obra y ahora tienen que habilitar de acuerdo a lo que establece el pliego", indicó la abogada.

En relación a los alcances del emprendimiento comercial, la asesora legal fue enfática: "No hay ninguna duda. Eventos no significa cumpleaños, graduaciones ni casamientos y así lo interpreta la Municipalidad".

Esta postura significa que la inclusión de la ordenanza 7.218 "no se equipara ni se asemeja ni se emparenta como salón de fiestas. Esta discusión está saldada y deberían habilitar". Por el contrario, Donadío deslizó que si se pretende abrir bajo esta normativa "se debería también abrir un registro de oposición para que pronuncien los vecinos".

Otras voces. El Concejo se hizo eco de la preocupación de los vecinos de barrio Martin y de la problemática que se desató en torno a la creación de la circular aclaratoria.

Desde el PRO, el concejal Carlos Cardozo consideró que existe "un vicio en los pliegos porque los empresarios se presentaron de buena fe porque se podía abrir un restaurante en la planta alta y un salón de eventos. El problema es que salón de eventos como rubro no existe en la nomenclatura municipal".

Más aún, el legislador macrista afirmó que es "la propia Municipalidad la que arma un desaguisado al poner un rubro que no existe. Los empresarios sabrán defenderse pero el pliego es defectuoso y nos ubica en una situación muy incómoda: vecinos y empresarios tienen razón. Todo nace de una pésima confección del pliego por parte de la Municipalidad, y una muestra más de una política de concesiones muy mala".

Antecedentes

Los problemas con la concesión de este espacio sobre la barranca no son nuevos. En 2005, el Ejecutivo caducó al bar Siempre por demoras en las obras. Después arreciaron las dificultades con Espacio Once que abandonó el predio antes de lo previsto. Y el actual concesionario fue cuestionado por construir por sobre la altura máxima permitida.

Comentarios