Newell's
Lunes 22 de Agosto de 2016

"Trabajamos duro y todo el grupo está disponible"

El preparador físico rojinegro Sebastián Morelli está muy conforme con la pretemporada que realizó el plantel leproso. Ponderó el presente de Mateo, Maxi y Scocco. "Tuvimos mucho tiempo y no hay excusas", destacó.

Terminó la etapa preparatoria. La pretemporada culminó y ahora todos los cañones están puestos en el debut oficial ante Quilmes, previsto para el próximo domingo, a las 14, en el sur del conurbano bonaerense, salvo que surja otro palo en la rueda en el bendito fútbol argentino y aparezca una nueva postergación en el inicio del campeonato. En consecuencia se impone hacer un balance de cómo fue la pretemporada y cuál es el estado físico del plantel rojinegro. El PF Sebastián Morelli dialogó con Ovación y mostró satisfacción porque "el trabajo fue muy duro y están todos los jugadores a disposición, por lo que no hay excusas". El preparador físico rojinegro además contó cómo llegan al estreno los referentes Maxi Rodríguez, Ignacio Scocco y Diego Mateo, piezas fundamentales en el grupo. "Para jugar intenso hay que trabajar intenso", expresó y además acotó que "el orden" es clave en el desgaste físico de los jugadores.

—¿Cómo está el plantel ya con la pretemporada finalizada de cara a lo que será el arranque del torneo?

—El plantel está muy bien. Están todos los jugadores a disposición, soportaron la pretemporada, que fue muy dura en todos los aspectos físicos, y la verdad es que no hay excusas. Tuvimos mucho tiempo de trabajo, tanto en el aspecto físico que me incumbe, como en lo que refiere al cuerpo técnico en el área táctica y estratégica.

—¿Un receso tan largo beneficia en los trabajos físicos o al no tener partidos oficiales los jugadores están menos motivados para entrenarse?

—En realidad si hubiésemos sabido de arranque que teníamos todo este tiempo se encaraba la pretemporada de otra manera. Como nos fuimos enterando sobre la marcha reorganizamos un poco todo el trabajo que teníamos pensado. Hubiese sido mejor que de arranque se hubiera sabido que íbamos a tener tanto tiempo para prepararnos, ya que hubiésemos distribuido las cargas de manera diferente. Pero no hay excusas, siempre el tiempo es bueno y es mejor tenerlo que no. Ahora ya todos tenemos la ansiedad de arrancar y estamos esperando ese momento.

   —Osella siempre postula que quiere un equipo intenso, ¿cómo se consigue esto en el trabajo día a día con los jugadores?

   —Yo digo que para jugar intenso hay que trabajar intenso. Ahí está la respuesta. La idea es plantear entrenamientos de alta intensidad, de una carga que no sea tan alta en el tiempo, pero sí con mucho ritmo. La intención es que el entrenamiento sea lo más similar posible al partido. Claro que hay que manejar las cargas de trabajo, que hay que bajarlas y subirlas para la óptima recuperación de los jugadores.

   —Los refuerzos llegaron a tiempo, ¿alguno necesitará algún período de adaptación extra, tanto en lo físico como en lo futbolístico?

   —La verdad es que todos llegaron muy bien y rápido. El único que vino más tarde fue Juan Ignacio Sills, pero que ya conoce tanto mi metodología de trabajo como la de Osella porque lo tuvimos en Olimpo. Fue muy bueno que los refuerzos hayan llegado a tiempo y todos están en forma óptima para que Diego pueda utilizarlos.

   —¿Cómo está Víctor Figueroa, que desde hace un tiempo largo viene lidiando con una dolencia en el sóleo?

   —Ahora está entrenando normal con el grupo. En realidad nunca tuvo nada en esta última etapa. Nosotros por prevención lo paramos junto con el médico (Fernando Bacci) porque tenía una dolencia y se hicieron todos los estudios, que no arrojaron nada, pero igual por precaución lo fuimos llevando de a poco, pero ahora ya está entrenando con normalidad y es otro soldado que está disponible.

   —Diego Mateo es uno de los jugadores más experimentados del plantel y desde afuera se advierte que siempre se entrega al máximo. ¿Cómo podés definir a Pomelo en el día a día?

   —Es una persona que todos los días quiere un poco más. Con los más grandes a veces vamos dosificando un poco las cargas. No son las mismas las cargas que puede recibir Diego Mateo (38 años), que es uno de los más grandes del plantel, que Denis Rodríguez (20 años), uno de los más jóvenes. Entonces dialogamos permanentemente con el jugador en el día a día y vamos viendo qué es lo mejor para que trabaje. La verdad es que Pomelo es un ejemplo a seguir, es uno de los primeros que llega al entrenamiento y el último que se va. Un profesional total.

   —¿Cómo está Maxi Rodríguez, el capitán y emblema del equipo?

   —Maxi está muy bien, como todo el plantel. Realizó la pretemporada como todo el grupo de principio a fin. Ahora tiene una dolencia muy pequeña, una sobrecarga. Pero es el primero en estar siempre listo para trabajar. La verdad que para mí se hace muy fácil si el capitán y la estrella que tenemos nosotros tiene este compromiso, porque los demás no tienen más que seguirlo. Así que gracias a Dios está muy bien.

   —¿Esta dolencia lo puede poner en duda para la primera fecha del torneo?

   —No, para nada. Los últimos días hizo trabajos diferenciados, pero sólo tres días en la pretemporada, pero no va a ocurrir nada raro y Maxi jugará el domingo ante Quilmes.

   —Respecto a Ignacio Scocco, el propio delantero manifestó que su lucha personal era con las lesiones que lo tuvieron a maltraer en los últimos tiempos. ¿Cómo está Nacho para arrancar el torneo?

   —Está muy bien y gracias a Dios no ha tenido ningún problema, salvo una lumbalgia que ya superó, pero completó todos los trabajos con sus compañeros. Es uno de los jugadores que a nosotros nos tiene muy ilusionados por cómo trabajó en la pretemporada.

   —¿Cuánto incide el aspecto físico en este fútbol que es tan friccionado y se juega con muy pocos espacios? ¿Se empiezan a ganar los partidos desde lo físico?

   —Sí, por ahí se ganan partidos desde el aspecto físico. Pero una gran verdad es que los equipos deben ser ordenados. Si un equipo está ordenado se corre mucho menos y parece que se corre más. Si un equipo está desordenado se corre mucho más, pero parece que se corre menos. Es un juego de palabras, pero es así. Osella siempre busca tener equipos superordenados y es muy meticuloso a la hora de los movimientos de los jugadores. Es clave el orden para el desgaste físico. w

Comentarios