La ciudad
Sábado 29 de Octubre de 2016

Trabajadores informales se suman a los comedores

La crisis de varios sectores está empujando a changarines, albañiles, plomeros y pintores a buscar alimentos en estos lugares.

"Vemos que cada vez más trabajadores de la economía informal, como albañiles, changarines, plomeros y pintores, acuden a los comedores porque el trabajo les mermó mucho. Además regresaron personas que por un tiempo habían dejado de solicitar ayuda alimentaria". Con estas palabras, el ministro de Desarrollo Social santafesino, Jorge Alvarez, exhibió una suerte de radiografía de sectores vulnerables alcanzados por la inflación, crisis y desempleo.

   En el gobierno provincial se sigue con atención el impacto social con el cambio de paradigma económico. La profundización de la crisis, el sostenimiento de la inflación, el reajuste de las tarifas y la caída en la actividad productiva y laboral ya produce sus efectos.

   "La inflación erosionó el ingreso de los planes sociales y llevó al Ministerio de Desarrollo Social a aumentar los valores que teníamos en los 700 convenios en toda la provincia, de los cuales 400 corresponden a instituciones, vecinales y comedores comunitarios de Rosario", sostuvo el funcionario.

   "Ahora vemos que existe un sector que no era demandante del Estado. Es decir, el empleo informal que hace el albañil, pintor, plomero, changas y jardineros, entre otros. Todo fue reprogramado porque quienes demandaban estos oficios son ciudadanos que ven disminuidos su propios ingresos y, por ende, postergan o suspenden lo que tenían pendiente de realizar o reparar", explicó Alvarez.

   Pero no sólo es este sector que se quedó sin la "changa" el que requiere atención del Estado, sino que otros grupos que alguna vez en las crisis anteriores habían acudido por un plato de comida, hoy regresaron a los comedores comunitarios.

   En la radiografía social que en la actualidad están observando los operadores en el territorio la palabra empleo parece una pieza de museo. "Vemos que en muchos casos estamos ante una tercera generación que nunca tuvo trabajo y nos obliga a tener una mirada distinta. No sólo es importante la fuente laboral, sino cambiar hábitos instalados como estar despiertos a la noche y dormir durante el día", apuntó el funcionario.

Abre Familias. El próximo 7 de noviembre, el gobernador Miguel Lifschitz presentará formalmente el programa Abre Familias, una suerte de relanzamiento de un plan que había activado su antecesor Antonio Bonfatti con obras de infraestructura en complejos habitacionales, como apertura de calles, cordón cuneta, iluminación, pintura de fachadas, acceso a servicios y conformación de consorcios.

   Ahora el objetivo es poner énfasis en el rescate de familias cuyos integrantes estén en riesgo social y desde el Estado ofrecerles un paquete de opciones.

   "Queremos acercar más el Estado con la familia con programas sociales, deportivos, culturales y desde la economía social. Queremos trabajar desde centros de producción una vez concluida la capacitación para que, más allá de la Responsabilidad Social Empresaria, también desde el propio Estado se puedan adquirir productos como sábanas, toallas, uniformes o rejas", explicó Alvarez.

   Entre estas herramientas figura el plan Nueva Oportunidad, destinado a jóvenes con problemas de adicciones y en conflicto con la ley penal, el Vuelvo a Estudiar y programas de educación no formal. En la actualidad existen 2 mil jóvenes bajo esta cobertura. "La idea es buscar a los pibes que están en riesgo", redondeó Alvarez.

Comentarios