La región
Martes 22 de Noviembre de 2016

Trabajadores forestales del norte provincial, en alerta por la crisis que atraviesa el sector

Los empleados reclaman soluciones inmediatas para que el conflicto no pase a mayores. Argumentaron que la Ley de Bosques promulgada en 2013 paralizó la actividad.

Los trabajadores forestales del norte provincial manifestaron su preocupación por la crisis laboral que atraviesa el sector a partir de la aplicación de la Ley de Bosques, a la que Santa Fe adhirió en 2013. Ante ese panorama, reclamaron soluciones para encontrar una "rápida salida antes de que la situación pase a mayores".
La reunión se llevó a cabo en Tartagal, donde estuvieron el senador provincial por Vera, Osvaldo Sosa, el intendente de Calchaquí, Rubén Cuello y los presidentes comunales, Ramón Ledezma (Tartagal), Belkis Villalba (Garabato), Antonio Caballero (Golondrina), Walter Villalba (Intiyaco), Ramón Romano (Villa Ana) y Roque Chávez (Villa Guillermina). También estuvo Alfredo Buffi, presidente del Centro Comercial e Industrial de Vera, debido a la aplicación de la Ley de Bosques y continuidad de las cuestiones planteadas en el anterior encuentro realizado en Intiyaco.
Los representantes señalaron "contradicciones" que, a su entender, contrastan con la realidad. "Existe un marcado y casi exagerado cuidado de los bosques y por otro se observan pobladores de la región cortando rutas por falta de un médico, helicópteros acercando víveres y medicamentos por el deterioro crónico de los caminos, fantásticos anuncios de puentes interprovinciales con inversión de millones de dólares, a escasos kilómetros de donde los habitantes nativos hacen piquetes por falta de comida, ya que hace dos meses que no trabajan porque declararon ilegal la actividad de los hacheros", detallaron.
En ese sentido, aseguraron que la paralización de la actividad en los montes aumenta la incertidumbre de los trabajadores forestales ante la "apatía de las autoridades, que no piensan que detrás de cada camión cargado con leña está el trabajo de mucha gente y que nada de los que nos dicen tiene respaldo técnico y científico".
Según manifestó Chávez, "el monte tiene vida y es un sistema productivo tanto o más importante que la soja o la caña de azúcar, sin embargo a esta tarea se la degrada llamándola de subsistencia", mientras que Romano, aclaró: "Desde 1897 que el monte viene sosteniendo el funcionamiento industrial y no podemos aceptar que ningún técnico formado en la ciudad nos venga a enseñar cómo tenemos que manejar el monte, porque una cosa es entrar con una topadora para sembrar soja y otra cosa es limpiar el monte y hacer picadas para la explotación ganadera".
Por otra parte, el presidente comunal de Garabato, sostuvo señaló que en esa localidad la situación también es compleja porque "están regresando aquellas familias numerosas que alguna vez se fueron a la ciudad buscando mejor futuro y hoy -al no poder cortar leña para hacer carbón- no saben qué hacer porque nadie les da trabajo por temor a las multas".
Sin embargo, el jefe de la comuna de Intiyaco denunció que "algunos propietarios aprovecharon la oportunidad para sacarse la gente de encima".
No obstante, reconocieron que hay cosas que se hicieron mal, pero la actualidad exige "una solución política, porque se ha creado un grave problema social que debe ser afrontado por las comunas y ninguna está en condiciones, por eso es necesario encontrarle una salida rápida y antes que la situación pase a mayores".
También coincidieron en que esta puede ser una oportunidad para que "nuestros hacheros tengan sus leyes sociales y se incorpore valor agregado a la materia prima".

Comentarios