mas
Domingo 28 de Agosto de 2016

Todos tienen sonrisa

Felipe Aldana (1922-1970) fue uno de los mayores poetas que escribieron en esta ciudad. Su lenguaje audaz y renovador tiene raíces no sólo en las lecturas de los grandes creadores del siglo veinte sino en su inmersión profunda en el habla popular. Su mala salud le impidió concretar una obra de mayor dimensión, pero con lo que hizo ha pasado a la historia.

Todos tienen sonrisa.

Hoy salgo por la sonrisa de todos.

La sonrisa del buen panadero, dorada y aromática,

blanca como la miga blanda de su pan.

El cochero la suya.

¡Qué difícil la sonrisa del cochero!

El látigo la empuja

—¡más atrás, más atrás!

allí donde dibuja el cansancio del mundo.

Voy a poner un gran telón, un telón enorme

porque hoy necesito la sonrisa de todos.

Sin ironías.

Permítanme el artificio

porque hoy necesito la sonrisa de todos.

La sonrisa maternal, la gran sonrisa,

la diáfana sonrisa que en la escuela

esboza la maestra.

Voy a poner un gran telón, un telón enorme

porque hoy necesito la sonrisa de todos.

Un gran telón, un telón enorme.

Sin ironía.

Permítanme el artificio

para tapar la bajeza, lo espurio, la ignominia.

Un gran telón, un telón enorme,

sin ironía, para cubrir la charca, lo ruin y lo podrido

porque hoy necesito la sonrisa de todos.

La sonrisa del loco y del cuerdo,

del generalote y del portero,

la que alienta en el fondo del hombre

como un rayo de luz.

La gran sonrisa humana.


Comentarios