Edición Impresa
Jueves 08 de Marzo de 2012

Todo por un sueño

Corría la década del 80 y Reagan ganaba el primero de sus dos períodos de gobierno de Estados Unidos con un fuerte impulso a la actividad privada.

Corría la década del 80 y Reagan ganaba el primero de sus dos períodos de gobierno de Estados Unidos con un fuerte impulso a la actividad privada. Tiempo después aparecerían conceptos como la Guerra de las Galaxias y otros conflictos desatados en Medio Oriente y en Centroamérica, pero eso no entraba en los planes de Tony Montana. Miami, el destino histórico de los emigrados de Cuba, es también el lugar donde recala el personaje protagónico de “Scarface”y donde, como tantos otros antes, pretende hacer realidad su sueño. Hay una escena poética y temeraria a la vez que ilustra las ambiciones de Tony. Una dirigible publicitario deja ver en su costado la frase “El mundo es tuyo” con letras formadas por luces brillantes que lo recorren a lo largo una y otra vez mientras él lo mira absorto. Es el símbolo de una promesa y un sueño, pero que también oculta una pesadilla. El mundo es tuyo, sí, pero siempre hay que pagar un precio. Hace unos años De Palma fue el responsable de una muy buena adaptación de “La hoguera de las vanidades”, sobre la novela de Tom Wolfe. En ese filme como en “Scarface”, De Palma se dedicó a diseccionar el trasfondo de los sueños y ver cuál es el costo de cumplirlos.

Comentarios