Edición Impresa
Sábado 30 de Octubre de 2010

Todo lo que hay que saber para inscribir a los chicos en el secundario

El lunes arranca la inscripción al primer año de la secundaria oficial para el ciclo lectivo 2011 en Santa Fe. Los directores de escuelas ofrecen tranquilidad a los padres al afirmar que hay lugar para todos.

El lunes arranca la inscripción al primer año de la secundaria oficial para el ciclo lectivo 2011 en Santa Fe. Los directores de escuelas ofrecen tranquilidad a los padres al afirmar que hay lugar para todos. Todo lo que hay que saber a la hora de anotarlos.

  Victoria tiene 13 años. Es la primera que quiere contar que el año que viene comenzará la secundaria en la Técnica Nº 625. “Porque me queda cerca y me gusta aprender diseño que es lo que ahí te enseñan”, dice quien por estos días cursa su 7º grado en la Escuela Nº 103 Roque Sáenz Peña. En el mismo grupo de este séptimo está Tobías, que a diferencia de ella, cuenta que se inscribió en el colegio San José. “Quiero seguir en una escuela técnica”, agrega. También Jairo adelanta que en sus planes está ir a una técnica.

  Florencia no tiene dudas que su vocación está en el arte. “Me inscribí en la Escuela Nigelia Soria que me permite aprender danzas, entre otras cosas que me gustan”. Su compañera de banco, Camila, en cambio se quiere inscribir en el Normal Nº 2, aunque confiesa “que es difícil entrar ahí”. Isaías, otro de los chicos de la Roque Sáenz Peña, simplemente comenta que su mamá ya lo anotó en el Complejo Educativo Belgrano.

Posibilidades para todos

  Una de las escuelas medias que todos los años recibe más aspirantes que sus vacantes disponibles es la Nº 432 Bernardino Rivadavia (Oroño 1145). “A nuestra escuela llegan chicos de distintos barrios”, dice la directora Graciela Grondona para enseguida dar tranquilidad a los padres: “Todos los chicos serán anotados, y el 22 de noviembre se hará un sorteo donde todos tendrán las mismas posibilidades”. Lo que dice es un dato clave para tener en cuenta y no desesperarse el primer día de inscripción. Algo que es válido para todas los colegios de la provincia, según lo establece el propio Ministerio de Educación provincial (ver aparte requisitos).

  La directora ofrece un dato alentador sobre la nueva secundaria: “Por suerte hay más chicos por la obligatoriedad y también por la asignación universal por hijo. Eso ayuda, los chicos ya no se van de primer año”.

  La misma percepción de un ingreso que define como “excelente” es el de la directora de la Escuela Privada Zona Parque (Constitución 1937), Stella Maris Cavaglia. “Los padres ya están anotando a sus hijos y nosotros iniciamos un curso de adaptación para los ingresantes”, comenta sobre la modalidad emprendida para recibir a los nuevos alumnos.

  “Es un avance tener el secundario obligatorio, pero más lo es en las escuelas técnicas que ofrecen una gran oportunidad para los chicos”, afirma el director de la Técnica Nº 468 (ex técnica Nº 6), Enzo Lemos. Según explica, el beneficio no es sólo por la modalidad ofrecida sino por “la posibilidad cierta de la salida laboral”. “Trabajamos —agrega— con empresas de selección de personal y permanentemente nos llaman”. A esta técnica de 1º de Mayo 1059 también llegan chicos de distintos barrios, en especial de la zona sur de Rosario y de Villa Gobernador Gálvez, por la facilidad del transporte. Como dato, Lemos comenta que la escuela está en pleno trabajo para contar con un edificio nuevo y más espacios para talleres desde el año que viene.

Trabajo articulado

  En zona sudoeste de Rosario está la Escuela Media Nº 497 (Ombú 3840) que también se prepara para inscribir a los ingresantes a 1º año, que son los que vienen de primarias del lugar, pero en especial de la Nº 154 que funciona en el mismo edificio. Una de las preceptoras de la secundaria destaca la particularidad del trabajo en conjunto entre las dos instituciones, al decir que “las maestras nos facilitan el trabajo de inscripción”.

  A su vez, la directora de la 154, Adriana Lynch destaca que para sus alumnos de 7º grado seguir en esta secundaria es “una continuidad de los estudios”. Para que esto ocurra, Lynch asegura que se trabaja mucho en conjunto: “Hemos logrado una convivencia amable, ponernos de acuerdo y tomar decisiones en conjunto”. La mayoría pasa así con naturalidad a la secundaria, además —agrega Lynch— “porque es la escuela del barrio y hay una cuestión de identidad también para los chicos”. Asegura que “fue algo muy importante para el barrio que se hiciera allí la secundaria, una vieja reivindicación”.

Comentarios