Edición Impresa
Jueves 18 de Diciembre de 2014

Todavía no le da el peso

Unas cuantas voces expresaron su descontento con la suerte que le tocó correr a Central con el “armado” del torneo.

Si un ser de otro planeta bajara hoy a la tierra y viera el sorteo del fixture del nuevo torneo pensaría que Central no fue de los más beneficiados. Debutar de visitante, con el último campeón (fiesta inclusive) no pinta de lo más accesible, sobre todo si se tiene en cuenta que hay 10 equipos recién ascendidos. Ni hablar que en la 3ª fecha viajará a Misiones (enfrentará a Crucero) y en la 4ª recorrerá las calles de Bahía Blanca (ante Olimpo). Parece raro, pero es así. Hasta en los propios dirigentes cayó bastante mal. Ya unas cuantas voces expresaron su descontento con la suerte que le tocó correr a Central con el “armado” del torneo. Porque ni siquiera se sortea. Se arma. ¿Pudo haberse solucionado con algún tipo de peso mayor en la AFA? Tal vez. Pero sostener eso es darle cabida al pensamiento de que alguien con buen peso o relaciones en la casa madre del fútbol argentino puede hacerse acreedor de ciertos beneficios.
 
A quienes armaron el nuevo torneo no debe haberles importado demasiado esos casi 12 mil socios que participaron de las últimas elecciones, en las que tanto hincapié se hizo sobre el reposicionamiento que el club necesitaba en calle Viamonte. Nada se hace de la noche a la mañana. Todo lleva tiempo. En el mientras tanto hay decisiones de las que uno puede sentirse víctima. De la boca para afuera, una cosa. De la boca para adentro, otra. Largo camino debe transitar aún el Canalla en esto de marcar presencia en la AFA, si es que en verdad lo necesita.
 
A Coudet tal vez le resulte lo mismo debutar contra el último campeón o ante un recién ascendido, de local o de visitante. Y está muy bien que así sea. Después de todo esto es fútbol, donde, a priori, ya no hay rivales fáciles ni difíciles. Pero... El descontento de varios directivos habla a las claras de que, más allá de anhelos, promesas, ilusiones o fantasías, a Central indudablemente todavía no le da el peso.

Comentarios