Ovación
Miércoles 22 de Junio de 2016

TNA: Fernández volvió a festejar

El alero rosarino fue una pieza importante en el ascenso de Hispano Americano de Río Gallegos.

El rosarino Pablo Fernández fue una de las claves en la conquista del Torneo Nacional de Ascenso por parte de Hispano Americano de Río Gallegos. El alero fue una pieza importante en el ascenso del que será el primer equipo patagónico en la historia de la Liga Nacional.

   Ovación conversó con el jugador surgido de las inferiores de Provincial sobre su experiencia en una competencia tan exigente y en la que él volvió a demostrar un gran rendimiento en beneficio del equipo.

   —¿Por qué te decidiste por Hispano Americano?

   —Antes de comenzar la temporada tuve varias ofertas, pero la más tentadora fue la de Hispano, que es uno de los clubes más grandes de la Patagonia. La seriedad con la que los dirigentes encararon el proyecto y las ganas de armar un equipo competitivo hicieron que tomara una decisión que al final fue la correcta. Además también fue buena la experiencia de vivir en un lugar tan diferente a Rosario, sobre todo por el tema de la temperatura. Hay que que estar casi todo el tiempo adentro.

   —¿Cómo fue la temporada?

   —Fue una temporada muy dura. Un torneo en el que participaron 26 equipos y en el que había un solo ascenso. Además está el tema de los viajes, ya que al estar tan lejos la mayor parte de la temporada la hicimos en avión, pero después el gobierno le dio de baja al convenio de la Asociación de Clubes con Aerolíneas Argentinas y tuvimos que pasar un día y medio arriba del colectivo para afrontar las finales con Barrio Parque de Córdoba. Por suerte pudimos construir una localía muy fuerte en la serie regular (perdimos solamente un partido) y cuando llegamos a playoffs dimos el gran salto de equipo que se necesita para poder conseguir el título. Logramos un campeonato histórico, ya que nos convertimos en el primer equipo de Santa Cruz en llegar a la Liga Nacional.

   —¿Qué sensaciones te dejó una final tan emotiva?

   — Fue una serie final muy complicada. Barrio Parque tenía muy buenos jugadores, muchos de la cantera y a nosotros por ahí nos traicionaron los nervios en el primer partido de local, pero a partir de allí supimos mantener la calma y ganamos un juego de visitante para definir el ascenso como locales. Nosotros estamos felices por lo que conseguimos y además porque le dimos una gran alegría a la gente. El título se festejó no sólo en Río Gallegos sino en toda la provincia. La gente te para por la calle, te agradece, llora, es increíble lo que vivimos esos días.

   —¿Cómo se van a manejar en la Liga Nacional?

   —Para conocer el futuro habrá que esperar. Los dirigentes van a intentar armar el mejor plantel posible pero no van a ofrecer cifras que después no puedan cumplir. Eso lo convierte en un club especial. Cumplen todo lo que prometen y el jugador solamente tiene que hacer su trabajo. Ahora tendremos que esperar para ver qué pasa con la estructura del equipo.

   —Primero ascendiste con La Unión de Formosa. ¿Hay diferencias con este?

   —Ambos ascensos son muy importantes, es muy difícil poner uno sobre otro, a ambos les doy la importancia que tienen y además estoy agradecido con la gente que confió en mí para ser uno de los integrantes de esos equipos.

Comentarios