Policiales
Jueves 15 de Septiembre de 2016

Tiros e incidentes entre la policía y vecinos en zona sur

Una serie de balazos contra el complejo municipal de Alice y Lamadrid se reiteraron ayer a la tarde y desataron una vez más en esa zona incidentes y corridas entre vecinos habituados a esas situaciones.

Una serie de balazos contra el complejo municipal de Alice y Lamadrid se reiteraron ayer a la tarde y desataron una vez más en esa zona incidentes y corridas entre vecinos habituados a esas situaciones. El retumbar de los tiros provocó llamados desde la escuela 393 o 1.280, situada justo enfrente, alertando que desde una moto habían tiroteado el barrio de monoblocks conocido como "el Fonavi de Pimpi Caminos". Cuando los vecinos se asomaron hubo indignación contra el vehículo policial que custodia la escuela a cuyos ocupantes acusaban de no perseguido a los tiradores.

Los efectivos pidieron refuerzos que al llegar ingresaron al complejo y se llevaron demorados a tres menores de edad a la comisaría 11ª a quienes acusaron de resistencia a la autoridad. En este sentido, el abogado de la familia de dos chicas denunció que las adolescentes fueron golpeadas por la policía, que "inventó lo de la resistencia para disfrazar lo que habían hecho".

Caliente. Otra balacera en una zona donde se ha llegó a suspender clases por tiroteos frente a las escuelas calentó volvió a calentar los ánimos en el barrio Roque Sáenz Peña. El relato que provino desde la escuela 393 de Lamadrid 130 indica que dos jóvenes en moto habían efectuado disparos contra el Fonavi delante del patrullero de la PAT estacionado frente al colegio. "La bronca de los vecinos es porque dijeron que la PAT no actuó aunque de inmediato se pidieron refuerzos. Si fue así es un acto de total descaro basado en un sentimiento de impunidad abrir fuego delante de un móvil en una escuela", dijeron.

La versión oficial consigna que personal de la Policía de Acción Táctica (PAT) que mantiene custodia fija en la escuela pidió más patrullas cuando, a las 13.20, se oyeron los balazos. Cuando llegaron al lugar móviles de la seccional 11ª los policías dijeron ver a un hombre en un pasillo del Fonavi disparando contra otro que iba a pie. Al intentar intervenir los efectivos, según fuentes policiales, los dos hombres escaparon.

Entonces los vecinos se fueron encima de los policías que ingresaron al complejo y, en situaciones no especificadas, demoraron a dos hermanas de 14 y 17 años y un chico de 14, luego reintegrados a sus familias. La reacción de los vecinos escaló y se les ordenó a los uniformados que se retiraran. A las 15 el incidente había cesado pero el lugar quedó envuelto en el malestar rutinario que lo sacude tras cada balacera.

Otra versión. Por su parte el abogado Marcos Cella, convocado por la familia de las dos chicas demoradas, dijo que el incidente se desató cuando los vecinos increparon a los uniformados por no haber salido a perseguir a quienes dispararon contra el edificio. "Hubo un incidente entre policías y vecinos. Entre éstos había dos adolescentes a quienes les pegaron. Y después, para disfrazar lo ocurrido, les inventaron una resistencia a la autoridad, un delito que ni siquiera se les puede imputar", sostuvo, y agregó que las lesiones provocadas por los uniformados fueron constatadas por funcionarios del Ministerio de Seguridad. "Lo que ocurrió no tiene sentido", resumió Cella, y añadió que hay vecinos que filmaron lo sucedido y aportarán esas pruebas para la investigación.

El fiscal de Flagrancia a cargo a la hora del incidente, Rodrigo Urruticoechea, se excusó de hablar de lo que ocurrió en el barrio ante una consulta de este diario por estar "bastante complicado con los temas del turno".

Comentarios