Triángulo Color
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

"Tienen que hacerse cargo y darles alguna respuesta a los empleados de Triángulo Color"

Empleados de Triángulo Color realizaron ayer escraches frente a los domicilios de los responsables del cierre de la empresa de fotos.

Los trabajadores de Triángulo Color realizaron ayer escraches frente a los domicilios de los dueños de la firma que cerró el jueves pasado, sin aviso, y no tuvo reparos para dejar a los trabajadores en la calle. Con el apoyo de representantes de la Asociación Empleados de Comercio (AEC), exigieron alguna respuesta sobre esta angustiante situación. "Venimos a manifestar que tienen que hacerse cargo y darle alguna respuesta a los empleados. Después de toda una vida trabajando para la empresa, esto de no abrirnos las puertas y cambiarnos las cerraduras es una falta de respeto", señaló Darío Soldani, delegado de los trabajadores del laboratorio fotográfico.

"Estábamos trabajando por amor a la empresa, prácticamente gratis, porque nos adeudaban dos sueldos y nos tenían con promesas permanentes de arreglo. Pero después bajaron la persiana, así que no sé qué vamos a hacer", exclamó enojado Soldani.

Vale recordar que Triángulo Color tenía 3 locales en la ciudad (Corrientes al 1900, Shopping del Siglo y Portal Rosario), y dejó sin trabajo a 36 personas que, pese a las negociaciones impulsadas por el Sindicato Empleados de Comercio en el Ministerio de Trabajo, todavía continúan sin certezas en relación a su futuro.

Es que según relatan los trabajadores, la empresa tomó la determinación de cerrar todas sus sucursales sin ningún tipo de aviso previo. Con una conducta indigna, cambiaron las cerraduras y dejaron afuera a un grupo de trabajadores sin explicaciones.

Vaciamiento. Los trabajadores que se quedaron en la calle denunciaron claramente "el vaciamiento del negocio". Por eso los escraches se realizaron ayer frente a los domicilios de Pablo Iphais y Leonardo Mehring., empresarios que manejaban los destinos de la casa de fotografías que cerró el jueves anterior.

Los responsables del negocio se desempeñaron tan mal, que los empleados se enteraron por mensajes de texto y a través de las redes sociales de la decisión de la empresa. Fue una postura chocante que generó un profundo malestar e indignación en el grupo de trabajadores.

"Queremos que alguien se haga cargo, porque no podemos comprender cómo toman empresas personas insolventes. Si vos tomás una empresa, tenés que ser solvente para que tus empleados puedan cobrar, y en una situación como esta puedan responder. Y si no responden ellos, tendrán que responder los dueños anteriores, porque entregaron la empresa, la vendieron o cedieron sin ningún respaldo a otros dueños", denunció Soldani.

Los empleados expusieron durante su manifestación de reclamo que no recibieron telegramas y que tuvieron que mandar ellos la intimación porque no habían recibido nada de parte de los empresarios.

Los representantes sindicales remarcaron que "los empleados no están en condiciones de esperar hasta la audiencia del 6 del mes que viene para ver qué vamos a hacer porque los compañeros necesitan cobrar y comer. La realidad es angustiante porque los compañeros no tienen un peso ni para ir al súper".

En este contexto de tensión, los dueños de Triángulo Color alegaron ante el Ministerio de Trabajo que buscaban despedir a los trabajadores con media indemnización. "Pero es una total mentira, ya que no hay quiebra, no hay telegramas de despidos, no hay absolutamente nada", reclamó el delegado.

Comentarios