El Mundo
Martes 12 de Julio de 2016

Theresa May será la nueva jefa de gobierno del Reino Unido

Al retirarse de la elección interna su única oponente, la ministra de Interior asumirá mañana el cargo dejado por Cameron.

Theresa May se convertirá en primera ministra de Gran Bretaña mañana, después de que su única rival, la titular de Energía Andrea Leadsom, se retirara de la carrera por el cargo, anunció el jefe de gobierno dimisionario, David Cameron. La crisis se desató con el imprevisto resultado a favor de la salida de la Unión Europea en el referendo del pasado 23 de junio. Al día siguiente Cameron anunció su dimisión. Sobre este asunto capital, la inminente primera ministra fue contundente: "no habrá un intento de mantenernos en la UE. Brexit significa Brexit", aclaró ayer.

"Tendremos una nueva primera ministra en ese edificio detrás de mí el miércoles por la noche", dijo Cameron a los periodistas apostados ante su residencia en el número 10 de Downing Street, y añadió que mantiene su última sesión de preguntas como primer ministro en el Parlamento prevista para mañana, antes de reunirse con la reina Isabel II para dimitir.

Tiró la toalla. Leadsom, una pro-Brexit, tiró la toalla durante una breve alocución ante la prensa en Londres, sólo cuatro días después de haber sido seleccionada por los diputados para competir como futura líder del Partido Conservador y por el cargo de primera ministra. Reconociendo que May cuenta con mayor apoyo por parte de los parlamentarios tories, Leadsom se alineó detrás de ella. "Se encuentra idealmente posicionada para poner en marcha el Brexit de la mejor manera posible para los británicos, y ha prometido que lo hará", declaró la ministra de Energía.

Ambas mujeres tenían que dirimir el liderazgo del partido durante este verano (boreal) en una votación para la que estaban convocados los 150.000 afiliados del Partido Conservador, por lo que esta retirada deja a May campo libre para suceder a David Cameron, quien anunció su renuncia el 24 de junio, al día siguiente del referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea (UE), en la que el sí a la salida se impuso por 52 por ciento a 48 por ciento. Cameron hizo campaña por la permanencia y el resultado lo dejó automáticamente fuera de juego. May, una euroescéptica que se pasó al campo de los partidarios de mantenerse en la UE durante la campaña que llevó al referendo, indicó que respetará la victoria de los pro-Brexit, dejando poca esperanza a aquellos que reclaman una segunda consulta sobre la UE. "No podría ser más clara: no habrá un intento para mantenernos en la UE", dijo en una declaración en Birmingham. "Brexit significa Brexit" y "nosotros lo haremos con éxito", insistió quien está a punto de convertirse en la segunda mujer primer ministro del país.

El domingo, la canciller alemana Angela Merkel se manifestó convencida de que el Reino Unido activará el artículo 50 del Tratado de Lisboa para oficializar su decisión de salir de la UE. "La decisión desde mi punto de vista cayó" cuando los británicos resolvieron por mayoría que deseaban salir de la UE, dijo Merkel.

Laboristas en crisis. Podría pensarse que este grave tropiezo del gobierno conservador de Cameron sería una gran oportunidad para la oposición laborista. En cambio, el nuevo liderazgo de izquierda radical de Jeremy Corbyn está hundido en una crisis aún mayor que la de los conservadores. La diputada Angela Eagle anunció su candidatura para desplazar a Corbyn, lo que abrió la vía a nuevas elecciones internas. El Brexit ha exacerbado las divisiones internas y mostró el limitado liderazgo de Corbyn. Triunfalmente elegido en septiembre pasado por una marea de votos de los militantes, Corbyn no ha logrado capitalizar la crisis del Brexit. Los diputados laboristas lo consideran demasiado a la izquierda, anticuado y totalmente incapaz de ganar las próximas elecciones legislativas.

Las críticas redoblaron en las últimas semanas, con el voto de una moción de desconfianza de los diputados laboristas y la renuncia de los dos tercios del "gabinete en las sombras". Subrayando que el país atraviesa un "período peligroso", Angela Eagle consideró que Corbyn "no es capaz de asegurar el liderazgo" partidario. Corbyn respondió que está dispuesto a luchar. El comité ejecutivo del Partido Laborista debe reunirse para decidir si necesita el apoyo de 50 diputados para competir o si es automáticamente candidato a su propia sucesión.

Comentarios