Ovación
Martes 02 de Agosto de 2016

Tevez: "No fue mala leche, fue un desahogo"

Mauricio Tevez aclaró que no quiso cargar a los hinchas de Central tras el penal que definió el clásico. Newell's se disculpó en un comunicado.

En la jornada de ayer siguieron los coletazos del gesto obsceno que realizó Mauricio Tevez tras el gol que anotó de penal el domingo para sellar la serie ante Central y darles el pasaje a los rojinegros a las semifinales de la Copa Santa Fe. El Apachito se excedió en el festejo tomándose los genitales frente a los hinchas auriazules, en una actitud que para nada colabora con el mensaje pacificador que se pregona en el clásico y que debe partir desde adentro del campo de juego. Igual el delantero leproso habló de la situación y admitió que su intención no fue cargar a los hinchas rivales y que "no fue de mala leche", sólo tuvo "un desahogo" personal.

El posclásico arrancó ayer con la denuncia en la seccional novena de un simpatizante de Central contra Tevez por "incitación a la violencia". Así ahora será la Justicia la que deberá expedirse sobre el tema y analizar si el juvenil delantero merece alguna sanción contravencional, algo que desde la lógica suena exagerado. Y además según le confirmó ayer el propio árbitro Jorge Baliño a Ovación, Tevez "fue informado" y seguramente recibirá alguna sanción de los organizadores del certamen santafesino.

Ayer pasado el mediodía el propio jugador expresó en un entrevista en Radio 2 que "fue un festejo de desahogo, no de mala leche. Nunca quise faltar el respeto a nadie". Y además agregó: "Yo siento que no tengo que pedir disculpas, no estoy arrepentido de nada porque fue un desahogo mío". Y sobre lo que significó patear un penal tan importante como el que debió ejecutar el último domingo confió con una sonrisa que "en mi barrio que juegan por plata, errás un penal y te cagan a trompadas". Por último reveló que haber logrado la clasificación ante el eterno rival "fue una alegría muy grande en lo personal, para mis compañeros y sobre todo para mi familia".

Luego, por la tarde el club emitió un comunicado oficial en el que manifestó que "el jugador Mauricio Tevez expresó a la dirigencia del Club Atlético Newell's Old Boys sus consideraciones respecto de los hechos acontecidos en el partido del día del domingo. Al respecto señaló: «Entiendo que no supe dar el ejemplo con mi actitud. Ambas instituciones cuentan con mi respeto y, en lo personal, no estuve a la altura de las circunstancias». Y en respuesta a lo sucedido, la CD del club emitió una comunicación interna en la que advierte que, en adelante, se observarán las malas prácticas deportivas".

Por supuesto que el comunicado que difundió el club fue más allá en cuanto a las disculpas que lo que antes había expresado el propio jugador, pero en definitiva fue positivo que se haya reconocido el error porque el mensaje que necesitan los amantes del fútbol de todas las camisetas es que los partidos se ganan y se pierden, y que los protagonistas deben disfrutar los triunfos y padecer las derrotas siempre dentro del marco de respeto.

Incluso una de las novedades que arrojó la jornada de ayer fue que el empresario Andrés Miranda dejó de ser el representante de Tevez, tras el episodio que se vivió en el Gigante de Arroyito.

Bienvenidas sean las disculpas del jugador por el exceso. El atenuante es que se trata de un pibe de apenas 20 años, que tiene mucho para darle al fútbol de Newell's y que seguramente no lo volverá a repetir.

Fue la única mancha que tuvo el derby rosarino, en el que Newell's logró de la mano del juvenil equipo de Juan Pablo Vojvoda una clasificación importantísima, pero está claro que las malas noticias siempre tienen más repercusión y el gesto de Tevez fue difundido en todos los medios nacionales. A veces la pelota queda en un segundo plano y eso no es bueno.

Comentarios