Inseguridad
Martes 23 de Agosto de 2016

Terminó la reunión por la seguridad: "Fue un diálogo, no un reclamo de un lado hacia el otro"

Lo dijo el fiscal Malaponte tras el encuentro entre Lifschitz, el ministro Pullaro y 65 fiscales de la región.

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, junto al ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, se reunió con 65 fiscales de la región para abordar cuestiones relaciones con la inseguridad en Rosario y la zona. Los fiscales expusieron sus necesidades más puntuales para hacer frente a las exigencias de cada zona, mientras puertas afuera se vieron a familiares de víctimas de la inseguridad que hicieron escuchar sus reclamos. El fiscal Florentino Malaponte aseguró tras el encuentro que se trató de "un diálogo" entre representantes de ambos Poderes y "no fue un reclamo concreto de un lado hacia el otro".
De la reunión de dos horas a puertas cerradas participaron Lifschitz, Pullaro, el fiscal regional, Jorge Baclini; el fiscal General del Ministerio Público de la Acusación, Julio de Olazábal, y 65 fiscales de la zona. El titular de la cartera de Justicia, Ricardo Silberstein, se excusó de participar por problemas de índole personal.
"Se hablaron cosas concretas de cada unidad, hablaron todos los fiscales", destacó el fiscal Florentino Malaponte, además de remarcar que "fue un dialogo, no fue un reclamo concreto de un lado hacia el otro".
Por su parte, el fiscal regional Jorge Baclini puntualizó: "El gobernador nos había convocado, hizo extensiva la convocatoria a todos los fiscales", quienes "hicieron todos los planteos" que creyeron necesarios en cuanto a equipamiento y necesidades específicas para desarrollar la tarea de cada uno en particular.
"Es importante que el gobernador quiera escuchar en persona todo esto, tomó nota caso por caso para seguir de cerca la situación", indicó Baclini.
Un grupo de manifestantes esperaron con pancartas y consignas al gobernador, los funcionarios, el ministro de Justicia y los fiscales que se reunieron para tratar el tema de la inseguridad en Rosario y la región, además de acercar posiciones en medio del clima tenso de la relación entre el Ejecutivo y el Poder Judicial.
La escalada de tensión entre ambos Poderes se registró cuando el ministro Pullaro fue más allá de su habitual discurso y emprendió con dureza contra los representantes de la Justicia. "Los que tenemos responsabilidad en la seguridad no nos podemos hacer los boludos", soltó, y las respuestas desde el Poder Judicial e incluso de manera orgánica desde la Corte Suprema santafesina no se hicieron esperar.
Puntualmente, y tras calificar de "declaraciones infundadas de funcionarios del Ejecutivo, que no se corresponden con el necesario diálogo institucional que debe caracterizar la relación entre los poderes del Estado", la Corte pidió al gobierno que "adopte las medidas tendientes a preservar las relaciones institucionales propias del funcionamiento del estado de derecho". Así se llegó a este encuentro, luego de que el propio Pullaro saliera a bajar públicamente el tenor de sus declaraciones y pidiera disculpas por el "vocabulario que no corresponde".
Embed

Desde una hora antes del inicio de la reunión, que comenzó a las 19.10 y se prolongó por poco más de dos horas, frente a la sede de Gobernación de Santa Fe y Dorrego se podían ver banderas y pasacalles con la consigna: "No olviden nuestros muertos en democracia".
Los familiares de víctimas de la inseguridad que protestaban sobre calle Santa Fe se quejaron de que no les permitieron participar del encuentro. "Nos cerraron la puerta con llave cuando nos vieron", lamentaron.
Familiares de un taxista asesinado aseguraron que "la Justicia no hace nada", y expresaron: "Estamos viviendo día a día y muerte a muerte".

Comentarios