Newell's
Sábado 27 de Agosto de 2016

Terminaron las indagatorias a jefes policiales por la "narcochacra" de Alvear

Es en el marco de la causa que investiga las irregularidades cometidas por la policía en el allanamiento al campo de Alvear, en 2013.

La ronda de indagatorias a jefes policiales por el cuestionado operativo en la "narcochacra" de Alvear cerró esta semana con la declaración del cuarto efectivo acusado por irregularidades en esa requisa de abril de 2013. Se trata del comisario Jorge Roberto Alvarez, quien era jefe del Cuerpo Guardia de Infantería (CGI) cuando la comitiva policial desembarcó en el campo donde fueron detenidas seis personas y se hallaron 18 kilos de droga en un procedimiento cuestionado por la Justicia federal, que el año pasado absolvió a todos los acusados de narcotráfico por las anomalías del allanamiento.

Alvarez fue el último en declarar de los cuatro jefes policiales citados por la jueza Alejandra Rodenas, del sistema conclusional de causas penales, que este año abrió un expediente para investigar las irregularidades de aquel procedimiento.

Los primeros en declarar fueron el ex jefe de la comisaría 5ª, Luis María Brunelli, y el entonces titular de Orden Público, José Hugo Cabral. La semana pasada fue el turno de Claudio Peralta, quien era inspector de zona. Todos rechazaron las acusaciones pero dieron su versión.

Con los cuatro imputados en libertad, ahora 17 policías que participaron del operativo serán citados a declaración informativa. Eso no los ubica como imputados pero tampoco como testigos bajo juramento. Se aplica esa clase de interrogatorio ante la posibilidad de que, en el futuro, surjan pruebas que los compliquen.

Cómo fue. El operativo fue el 4 de abril de 2013 en un campo ubicado en el Camino a Cargill. Los policías de mayor rango en la inspección a la chacra fueron acusados de allanamiento ilegal, falsificación ideológica de documento público, encubrimiento agravado e incumplimiento de deberes de funcionario público. Todo eso en el marco de "un plan ideado en forma conjunta" y mediante un "requerimiento ardidoso" para obtener una orden de allanamiento del juez de Instrucción Juan Carlos Vienna.

El magistrado investigaba el crimen de Martín "Fantasma" Paz. La última persona que había hablado con la víctima era Diego Cuello, dueño de la chacra de Alvear en la que fue detenido con otras cinco personas. Pero ese allanamiento no tuvo relación con el crimen de Paz sino con un robo de electrodomésticos. Lo que orientaba la búsqueda era un informe de inteligencia de Orden Público que ligaba a Cuello con piratería del asfalto. Sin embargo, en la requisa se hallaron 18 kilos de marihuana y cocaína en un chiquero y varias armas de fuego.

Cuello, actualmente preso por narcotráfico junto a miembros de Los Monos, fue detenido con otras cinco personas, entre ellas Miguel Angel "Japo" Saboldi, quien murió días después junto a otros dos internos en un incendio intencional en la alcaidía de Jefatura.

El año pasado todos los acusados fueron absueltos por un tribunal federal ante la falta de acusación del fiscal Adolfo Villate.

Entre otras irregularidades, en los videos del operativo se advierte que, al grito de "bingo, efeté", un efectivo retira una bolsa que contendría dinero, acto jamás fue reportado en el acta.

Qué dijeron. El comisario Alvarez, de 46 años, era jefe del CGI y actualmente trabaja en un destacamento policial. Declaró días atrás ante Rodenas. Relató que se estaba preparando para ir a la cancha por un servicio para un partido de Newell's cuando sus superiores le ordenaron "preparar dos grupos de combate y dos de asalto a disposición del comisario Brunelli". Según su declaración, toda la información que recibió es que buscarían a piratas del asfalto y para ello dispuso personal en dos camiones. Sostuvo que al llegar con su agrupación ya se habían producido las detenciones. "Sólo me pidieron hacer una irrupción en una de las casas. No había nadie allí y después replegué al personal".

Una semana antes había declarado Peralta, comisario mayor de 50 años actualmente de licencia. Era inspector de zona en la jurisdicción de la chacra. Ese día recibió un llamado de Cabral a su Nextel ordenándole sumarse a la caravana policial. "No sabía hacia dónde íbamos. Quiero aclarar que no tuve participación en la investigación, organización ni en la ejecución del operativo. Hasta ese momento no sabía lo que iban a buscar, quién vivía allí y de dónde había emanado la orden de allanamiento", planteó, y descargó responsabilidades sobre Cabral: "Este funcionario ejerce la autoridad y no admite correcciones u observaciones. El que estaba a cargo, el que ordenaba, era Cabral".

Brunelli negó uno por uno los cargos en una extensa declaración. Dijo que al llegar a la chacra se quedó custodiando a dos detenidos en la tranquera y por ende no participó de la requisa ni advirtió el famoso incidente de la bolsa, del que se enteró por la prensa. Dijo que Vienna no fue engañado sino que él insistió para que allanaran. Que él se limitó a transmitir un informe que ubicaba a Cuello como supuesto pirata del asfalto. "Me declaro inocente de la totalidad de la acusación", cerró.

Cabral, en tanto, dijo que fue convocado por el entonces subjefe de la Unidad Regional II, Raúl Ardiles. "Nunca tomé conocimiento de la bolsa que se detalla en la imputación. Había mandos intermedios a cargo y uno no se da cuenta cuando está haciendo las comunicaciones", indicó.

Comentarios