Ovación
Martes 27 de Septiembre de 2016

Tensión en la AFA

La B Nacional ya no jugó el fin de semana. Un aviso que pasó algo desapercibido aunque fue un gran llamado de atención.

La B Nacional ya no jugó el fin de semana. Un aviso que pasó algo desapercibido aunque fue un gran llamado de atención. El anuncio de lo que se viene. Uno más de los que se están dando y que golpea las bases de la estructura de la primera división. Un tema central que hoy puede tener una derivación decisiva en una reunión en la AFA. Un quiebre hacia una nueva estructura, ya sea llamada superliga o liga de estrellas o como quieran nombrarla. Obviamente que la cuestión económica es la gran causa (de los originales 1.500.000 pesos mensuales que cobraría la categoría se bajó a 800.000 para repartir). Y el motivo del paro de la última fecha, según los dirigentes, se debió también al aumento de los costos en los operativos policiales (122 por ciento en el área metropolitana y Gran Buenos Aires), en los traslados (hoteles y viajes) y por el incumplimiento de la Comisión Normalizadora que hoy manda en AFA en hacer efectivo el pago de las cuotas de la TV (300 millones prometidos para el 15 de este mes, primero, y dentro de septiembre, después). Pero también tiene corte deportivo. Y ahí entra a tallar el fútbol grande. Entonces, no sólo es la pelea AFA contra todos. O mejor dicho Comisión Normalarizadora frente a los afistas de siempre. También forma parte la anulación del Fútbol para Todos (FPT), los conflictos con el gobierno nacional y varios etcéteras.

La economía de los clubes es terrible. Desde la A a la D, pasando por los torneos federales y hasta las ligas. Por culpas compartidas. La AFA prestó plata porque le convenía para los votos (obviamente en tiempos grondonistas) y los clubes la malgastaron. No es casualidad que todos (o casi) adeuden. Y si los de la B Nacional deben... ni hablar los de primera.

Cómo será que el interventor Armando Pérez difundió una lista de deudores (en teoría por conceptos de viáticos para viajes) de la máxima categoría del ascenso, con cifras que van desde los casi cien millones de pesos (98.864.557,78) de Argentinos Juniors (reciente descendido de la A y justo el club del ex presidente de la AFA Luis Segura), pasando por los 35 millones de Chacarita, 34 de All Boys (también estuvo hace poco en la A), 24 de Instituto, 22 de Chicago (otro que pasó por primera), 16 de los jujeños de Gimnasia, 13 de los mendocinos de Independiente, 8 de Almagro y Los Andes, 7 de Ferro y varios millones más hasta el último de la lista que es Crucero del Norte con 414.741,29 pesos (aunque los misioneros se mueven con transportes propios de la empresa que conduce el club). Sin embargo, al menos once clubes negaron estas deudas enviando a la AFA cartas documento, pero seguramente gran parte de estos números son ciertos.

Por estas deudas es tan importante la recaudación en los clubes del aporte de la TV, que es la que sostiene a la mayoría. Lo hacía el FPT. Lo tendría que hacer la superliga (o como se llame).

Y esta nueva estructura a la que se apunta ya marcó pautas. La más importante, disminuir la cantidad de equipos en el torneo superior. Basta de 30.

Ya bajarán 4 a mitad del 2017, pero subirán 2 y quedarán 28. También demasiados.

"No pueden bajar tantos de golpe", dice la mayoría por temor a formar parte de ellos. Pero si subieron muchos de golpe, ¿por qué no pueden bajar de la misma manera?

Además, el plumazo del ascenso masivo dejó a la B Nacional con pocos equipos destacados y así perdió trascendencia. Y a la A llegaron muchos con pocas espaldas, que lógicamente irán cayendo.

Y para el futuro cercano ya se habla de regionalizar el torneo para evitar largos viajes. Esto no está mal. Algo hay que hacer. Pero pensando en serio. No con la "tragedia" de bajar de categoría. Otra no queda.

Comentarios