Economía
Viernes 14 de Octubre de 2016

Tensión entre gremios por acuerdo con Triaca

Las CTA, Camioneros y bancarios analizan un paro. El gobierno convocó al diálogo social pero relativizó la posibilidad de un bono.

El gobierno nacional advirtió ayer que no contempla definir un piso para el posible bono de fin de año y admitió que los beneficios anunciados tras el acuerdo con la Confederación General del Trabajo (CGT) "es el esfuerzo que se puede dar". La cúpula de la central obrera desactivó el paro pese a las diferencias internas.

El gobierno convocó a través del decreto Nº 1.092 al "Diálogo para la producción y el trabajo", del que formarán parte el próximo miércoles "representantes de trabajadores y empresarios organizados en las entidades representativas que los nuclean".

El vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, reforzaron ayer la posición del Ejecutivo luego de anunciar que se otorgará en diciembre un monto de mil pesos para los jubilados que cobran el haber mínimo y una suma para las familias beneficiarias de la Asignación Universal por Hijo, además de eximir "15 mil pesos" de ganancias en el aguinaldo a las remuneraciones brutas de hasta 55 mil pesos.

Consultado sobre un posible piso para el bono de fin de año, Quintana respondió: "No, lo que queremos es generar un espacio de diálogo, de lucha contra la pobreza, que es un elemento esencial para la creación de empleo".

Por su parte, Triaca aseguró que los beneficios anunciados "es el esfuerzo que se puede dar". No obstante, reconoció "que la dirigencia sindical tiene como prioridad llevar el debate de la recomposición del poder adquisitivo" a la mesa de diálogo tripartito.

Desde la cúpula de la CGT, uno de los tres secretarios generales, Rodolfo Daer, admitió que "por supuesto" el paro quedó desactivado.

El titular de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), Andrés Rodríguez, aseguró que si bien el acuerdo con el gobierno no "es para tocar el Paraíso con las manos", la negociación "está encaminada", y aclaró que el paro nacional no fue "descartado", sino sólo "suspendido".

La Central de Trabajadores de la Argentina de los Trabajadores (CTA-T), que conduce Hugo Yasky, consideró que los acuerdos entre la CGT y el gobierno son "una respuesta miserable para los trabajadores". En tanto, el titular de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, insistió con su postura a favor de un paro junto con las organizaciones sociales, camioneros y bancarios.

El dirigente del Sindicato de Camioneros, Pablo Moyano, dijo que el acuerdo fue "una vergüenza".

Comentarios