La Región
Sábado 02 de Julio de 2016

"Tengo la fortuna de tener a mis padres vivos y eso es una gran bendición"

José Maulín Pratto, el "nieto 120", reclamó a la Justicia que le restituya su identidad, que está probada por un estudio de ADN realizado en 2009.

Mientras siguen pasando las audiencias en los Tribunales Federales de Santa Fe, José Maulín Pratto no cesa en su reclamo de que la Justicia le restituya su identidad. Oriunda de Reconquista, su familia vivió un horror entre 1976 y 1977 con los secuestros de su padre y su hermana y los abusos y torturas que padecieron hasta su nacimiento.
En 2009 los estudios de ADN confirmaron que José es hijo biológico de Rubén Maulín y Luisa Pratto, pero su documento sigue diciendo que se llama José Luis Segretín.
"Tengo la fortuna de tener a mis padres vivos y es algo que no sé si otros nietos han tenido", valora José, mientras aguarda que la Justicia le otorgue su real identidad, que también sería para el cambio de apellido de sus hijos.
La nota completa, mañana en la edición impresa del diario La Capital.

Comentarios