El Mundo
Miércoles 25 de Mayo de 2016

Temer anunció un plan económico que no prevé por ahora el alza de impuestos

El presidente en funciones dijo que priorizará la reducción del gasto público, limitando incluso los de salud y educación.

El presidente en funciones de Brasil, Michel Temer, anunció ayer las primeras medidas económicas de su gobierno, entre las que se destacan la definición de un límite para los gastos públicos y la postergación del aumento de impuestos, tal como pedían las federaciones de empresarios. El tope de gastos anunciado por Temer y su ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, incluye un aspecto polémico: el de limitar incluso los gastos en salud y educación. Las medidas incluyen además el bloqueo de nuevos subsidios estatales para programas de gobierno, entre ellos los ayuda social.

Respecto al tope de gastos públicos, la normativa vigente establece que algunos sectores, como educación y salud, reciban por parte del gobierno central porcentajes mínimos previamente determinados. A esta obligación se le llama "vinculación de gastos obligatorios". Según el portal de noticias UOL, la reglamentación exige que el gobierno central invierta por año en salud, como mínimo, el mismo valor otorgado el año anterior más el porcentaje de variación del Producto Interno Bruto (PIB). Respecto a la educación, la obligación es gastar como mínimo el 18 por ciento de todo lo recaudado por el gobierno central.

Meirelles confirmó que el gobierno enviará al Congreso una Propuesta de Enmienda Constitucional (PEC) que establezca la "desvinculación de gastos obligatorios". "Es parte fundamental y componente estructural de esta PEC que los gastos en salud y educación formen parte de este proceso de cambio de las reglas del crecimiento de los gastos públicos", dijo Meirelles.

Propuesta. La propuesta de tope consiste en que cada año los gastos públicos solo puedan aumentar en la misma proporción que la inflación del año anterior. Por ejemplo, si en 2016 el Estado gastó 100 millones y la inflación es de 10 por ciento, en 2017 el gasto público no podrá ser superior a 110 millones. Respecto a la necesidad de un tope de gastos públicos, explicó que entre 2007 y 2015 "el gasto primario (que no incluye los intereses de la deuda pública) del gobierno federal pasó de 14 a 19 por ciento del PIB, lo que demuestra que los gastos del sector público se encuentran en una trayectoria insostenible". La segunda medida es el bloqueo de nuevos subsidios para programas de gobierno, entre ellos el de Agricultura Familiar, que compensa a productores que no consiguen solventarse comercialmente, y Mi Casa, Mi Vida, en el que el Estado asume buena parte de los costos de viviendas populares para la población de baja renta.

Una tercera propuesta es la anticipación del pago de una parte de la deuda que el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) mantiene con el Tesoro Nacional. La idea es que el banco de fomento le pague al gobierno en forma anticipada 100.000 millones de reales (unos 28.000 millones de dólares) del total de 500.000 millones de reales (unos 140.000 millones de dólares) que según precisó Temer el gobierno le otorgó en los últimos años. El gobierno también intentará dar celeridad en el Congreso a un proyecto que define nuevos criterios de gobernanza de los fondos de pensión y las empresas estatales.

Mientras Temer ofrecía su primer discurso con las líneas económicas de su gestión para "acelerar el crecimiento y luchar contra el desempleo", vecinos de su casa en el barrio de Alto de Pinheiros, en San Pablo, protestaron contra el mandatario, a quien llamaron "golpista". Temer también evitó comentar el escándalo con el ex ministro de Planificación, Jucá Filho, quien el lunes dejó el cargo después de un polémico audio en el que éste sugiere que maniobraría para obstruir las investigaciones en Petrobras.

En tanto, Meirelles descartó subir impuestos por el momento, una posibilidad que había sido manejada por él mismo al asumir el cargo, la semana pasada. "En un primer momento no estamos contemplando un alza de impuestos", afirmó. "En último caso se podría establecer algún impuesto temporario si fuera necesario. (...) Pero hemos dicho que la carga tributaria brasileña actual está en un nivel muy elevado y es importante no sobrecargar más a la sociedad brasileña".

Embajador en Argentina

Brasil anunció ayer que el nuevo embajador en la Argentina es Sergio França Danese, quien se desempeñaba hasta la actualidad como vicecanciller brasileño, informó el Palacio de Itamaraty, un día después de la visita que realizó a Buenos Aires el canciller brasileño, José Serra. Según Brasil, la "rápida concesión" del acuerdo al nuevo embajador (agrement) ilustra la prioridad con la cual ambos gobiernos otorgan a la relación bilateral".

Comentarios