Edición Impresa
Lunes 19 de Noviembre de 2012

Tapando baches

Tapando baches. Qué mejor que esta expresión y su doble sentido. Porque eso es lo que está haciendo la Municipalidad que, con falta de previsión y para abaratar costos, no aplicó el material óptimo destinado a mejorar las calzadas y ahora debe emparchar los pozos que se forman con cada vez mayor frecuencia.

Tapando baches. Qué mejor que esta expresión y su doble sentido. Porque eso es lo que está haciendo la Municipalidad que, con falta de previsión y para abaratar costos, no aplicó el material óptimo destinado a mejorar las calzadas y ahora debe emparchar los pozos que se forman con cada vez mayor frecuencia. Lo que se está haciendo es intentar sobrellevar el actual estado de cosas cuando no se previeron los efectos futuros y tampoco se destinó la inversión necesaria a un tema que es más sensible de lo que parece. El malísimo aspecto de las calles, que empeora con lluvias insospechadamente intensas, es hoy un problema omnipresente, aunque en los barrios todavía es peor que en el centro. Para colmo, las soluciones son menos que circunstanciales y repavimentar en serio las arterias más importantes es, por el momento, sólo ciencia ficción. Hoy se anuncian planes para morigerar los efectos del penoso panorama de los caminos de la ciudad, pero con tapar baches no alcanza.

Comentarios