Central
Miércoles 21 de Septiembre de 2016

Tan cómodo como meritorio: Central fue ampliamente superior a Morón

Central cristalizó su superioridad con un 2-0 que le permitió instalarse en cuartos. Montoya y Ruben marcaron los goles.

Terminó siendo un trámite. Central no pasó sofocones para instalarse en los cuartos de final de la Copa Argentina. Esperó el turno para lastimar, pero sin hacer locuras. Ni entrar en la vorágine de la desesperación cuando no lograba quebrar la monotonía. Morón hizo poco. Casi nada. Y no tuvo más remedio que resignarse y ver cómo los canallas se llevaron el triunfo. Tan justo y preciso como el bombazo que clavó Montoya para abrir la serie, antes de que Ruben le pusiera punto final al show. Ahora será Boca o Lanús.

En el amanecer de la llave casi hubo celebración rosarina. Ruben pescó un pase estupendo de Gio, pero el goleador no calibró bien el misil que sacó pisando el área del Gallito. Luego, Lo Celso avisó que vinieron a buscar la clasificación cuando sacó un gran zurdazo que paralizó las incesantes y festivas gargantas de Morón.

Central no brillaba pero era más. Y en todas las líneas. Al menos se mostraba sincronizado, aunque no tan sólido como todos pretendían. Iba al frente con enjundia cuando pisaba el acelerador en una pista salteña que no estaba pareja como ameritaba la ocasión.

Embed

No obstante, a los 24' hubo un hecho que terminó perjudicando a los canallas. Lo Celso le puso la pelota con el guante izquierdo desde afuera del área grande a Burgos, quien la terminó mandando al fondo de la red. Pero no. El grito duró unos segundos nomás porque Trucco cantó que estaba en posición adelantada, cuando no fue así. Pésima sanción de su asistente.

El dominio era centralista. Parecía como que estaba cocinando el triunfo a fuego lento. El Gallito estaba como entregado. De hecho se salvó a los 36' cuando Ruben metió un cabezazo tras una gran acción de Lo Celso. Gio aparecía poco, pero cuando daba señales ponía en jaque a la última línea de Morón.

Una vez que volvieron del descanso, Central salió poniendo quinta a fondo. Y Teo Gutiérrez estuvo a un tris de dar el primer grito sagrado con la casaca canalla. El colombiano le sacó pintura la palo ante un remate cruzado frente a la mirada del arquero Angellotti, quien luego se quedó con el rebote sin lograr comprender cómo esa pelota no había entrado.

Y a los 8' llegó el golazo de Montoya. Como ante Atlético Nacional de Medellín en Copa Libertadores. O como el sábado pasado ante Patronato. El volante derecho sacó un misil tierra aire de alta precisión desde afuera del área que explotó en la red con toda la furia. Partido liquidado pese a que luego Martínez casi convierte y Ruben decretó el 2 a 0 en el final. Ganó Central. Sin despeinarse y ahora espera a Boca o Lanús en cuartos.

Comentarios