Edición Impresa
Sábado 28 de Junio de 2014

Talleres para concientizar en educación vial

Son ofrecidos por la ONG Compromiso Vial por Ursula y Carla. Se organizan en las escuelas para los más chicos y adolescentes

La Asociación Civil Compromiso Vial por Ursula y Carla convoca a las escuelas, jardines, centros comunitarios y clubes de Rosario y la región interesados en recibir un taller de educación vial. Son espacios gratuitos, para reflexionar y buscar cambios de actitudes frente al manejo en la vía pública.

Melina Perren es una de las coordinadoras de estos talleres e integrante de la ONG. Cuenta que están organizados para las escuelas en especial en dos grupos diferenciados. Para los más chicos, de nivel inicial y los primeros grados y también para los de los últimos años del secundario.

En el caso de los más chicos, se trata más bien de un taller de juegos viales, de cómo manejarse en la vía pública orientado a los chicos. Para eso se valen de unos autos de juguetes donde los nenes y nenas se meten adentro y simulan manejar. Van desde autos, colectivos, taxis hasta camiones de bomberos. "Jugando los chicos hacen una primera aproximación a las señales y el lugar, como ellos, que tienen los peatones", detalla Melina Perren.

Dinámica. Los talleres son siempre en el ámbito de las escuelas, gratuitos, para grupos de unos 30 alumnos y duran unas dos horas. Desde la ONG llevan los materiales y los certificados.

Los pensados para los estudiantes del secundario son principalmente para los de los 4º y 5º años, y se profundiza en otras temáticas que afectan la vida de los adolescentes. "Vemos que a veces los chicos manejan sin tener la licencia o surge la problemática del alcohol. Se habla entonces de esos riesgos y lo que representan para sus vidas", añade la coordinadora.

Compromiso Vial desarrolla estos talleres en las escuelas desde hace unos tres años. Melina Perren comparte que algo en común que notan en este tiempo transcurrido es el cambio que manifiestan los estudiantes al final de estos espacios.

No son charlas — se explaya— sino más bien espacios participativos, eso permite que lo que empiezan casi tomándomelo en broma, a medida que se avanza en la propuesta de trabajo del taller se vaya convirtiendo en preguntas, en reflexiones y cambiando de idea.

"En los talleres —menciona a modo de ejemplo— tenemos unos anteojos que simulan tener una graduación alcohólica, entonces los chicos intentan caminar por una línea recta y no pueden les falla la vista, incluso quieren poner la llave en una cerradura y tampoco pueden. Es ahí cuando dicen: «Uy! así te morís»".

"Tratamos de que reflexionen y lo hacen muy bien- Proponen cosas muy interesantes, incluso sabemos de escuelas que siguen trabajando la temática, ampliando hacia la comunidad estos talleres. Es un mensaje multiplicador", sostiene. Incluso muchos hacen afiches con mensajes, pintan murales, cuelgan carteles, hacen actividades para compartir con toda la escuela. Lo que buscan es un cambio de actitud, que los chicos se involucren ante el manejo de la vía pública. También, de alguna manera, llegar a las familias, a los adultos a través de estos debates.

En estas jornadas —continúa— los docentes son soportes de los talleristas. Participan desde su lugar, aportan al debate. También admite que son muchas veces los profesores los que llaman a la ONG ante la muerte de un alumno en un accidente. "Están muy conmovidos y no saben cómo manejar el tema del duelo. Es muy difícil también incorporar el tema de la muerte de un amigo. Nosotros ahí vamos a sumar, para que ellos vean que pueden hacer algo para que eso no pase más".

En las aulas. La educación vial figura en la ley de educación nacional como un contenido a enseñar en todos los niveles. Es también tema clave en las agendas de los distintos ministerios. ¿Y cómo se trabaja en las aulas? "En general notamos que ya sea porque lo trabajan en clases o lo saben desde la casa, lo que más se trabaja es en relación a las normas, saben las señales, que se tienen que poner el cinturón, por dónde hay que cruzar la calle, pero falta concientización", analiza Perren.

Para recibir estos talleres que se están programando para la segunda mitad del año, luego del receso escolar de invierno, hay tiempo de anotarse hasta el 30 de junio. En el sitio www.compromisovial.org.ar se puede acceder a más información y bajar la ficha de solicitud.

Tarea y responsabilidad colectiva. El 22 de mayo de 2005 un siniestro vial se llevó la vida de Ursula Notz y dejó con secuelas gravísimas a Carla Alfaro. “A partir de ese momento nace la necesidad colectiva de transformar esta terrible realidad que hoy sabemos representa una epidemia para nuestro país”, explican en el sitio oficial. Mónica Gangemi es la mamá de Ursula e impulsora de esta asociación. La ONG está integrada por un grupo de personas que buscan descender los índices de siniestralidad vial, contribuyendo a la concientización y la educación vial. Sobre su misión expresan que se actúa “colectivamente para transformar la realidad, educando y concientizando sobre la seguridad vial”.

Comentarios