Moria Casán
Domingo 19 de Junio de 2016

Surfeando la ola del nuevo indie nacional con el dúo veinteañero de Las Piñas

El grupo platense las piñas presenta su rock californiano hoy en el encuentro rompe crea, en el galpón de la música. un encuentro con las nuevas tendencias sonoras.

Veinteañeras y trotamundos, Las Piñas, el dúo formado por Antonela Périgo en batería y coros y Sofía Cardich en guitarra y voz, se están haciendo camino en la escena rockera nacional. Con un look descontracté y una agenda cargada de shows, estas chicas oriundas de La Plata despiertan curiosidad por su atractiva oferta musical: un surf rock californiano con tintes garaje y espíritu DIY que ya se materializó en dos álbumes "El perro beach" (2015) y "Espanto Caribe" (2016).

   Recién llegadas de una gira por más de 20 pueblos y ciudades estadounidenses -en la que terminaron presas- "Sí, ¡real! Con traje naranja y todo", afirmó Périgo, Las Piñas llegan por primera vez a Rosario en el marco del Festival Rompe Crea 2016 (ver aparte), donde compartirán escenario con nuevas bandas de la ciudad. La cita es hoy, a las 21, en el Galpón de la Música (Sargento Cabral y el río).

   La banda se formó de casualidad en el garaje de Sofía en febrero de 2015 y a pesar de su corta vida ya cuentan con numerosos shows a nivel local, compartiendo escenario con bandas destacadas del circuito nacional como Bestia Bebé, Las Kellies, Las Ligas Menores y Nairobi. "Volvimos de la gira súper emocionadas e inspiradas por ampliar el sonido de la banda, no queremos repetirnos", destacó Périgo en diálogo con Escenario antes del show.

   —¿Cómo fue la experiencia de girar por Estados Unidos?

   —La gira fue de marzo a abril. Estuvimos recorriendo casi todo Estados Unidos, tocamos más de 40 veces. Nuestro sello de Texas Yippee Ki Yay Records nos organizó todos los shows. Hicimos toda la gira en auto, manejando nosotras. Estaba todo muy cronometrado porque sino no llegábamos. Era un show por día. Estuvimos en grandes ciudades como Chicago, Nueva York, Los Angeles, Seatle, San Francisco. Pero los shows que más nos gustaron fueron

en pueblos chicos, porque el público es más cálido y podés tener otro contacto. Ahora me acuerdo uno que hicimos en Provo, en Carolina del Norte, que fue uno de los que más disfrutamos.

   —¿Es cierto que estuvieron presas?

   —Sí, ¡real! Con traje naranja y todo. La cosa fue así: ellos son muy estrictos con la velocidad y las luces. Veníamos manejando re bien. Pero un día, casi al final del viaje, teníamos que llegar a un show y estábamos atrasadas, entonces estábamos yendo un poco más rápido que la velocidad permitida. Nos paró un patrullero al costado de la ruta y nos dijo que teníamos que acompañarlo hasta su oficina. Y lo seguimos un trayecto larguísimo y cuando llegamos no era ninguna oficina, ¡era la cárcel! Sofía, que iba manejando, entró y no salió por horas. Le pusieron el traje naranja, le sacaron fotos, le tomaron las huellas digitales y la dejaron con antecedentes. Tuvimos que pagar una multa altísima para que salga, sino se iba a tener que quedar presa toda la noche.

   —Pueden hacer la publicidad de "Orange Is The New Black" como hizo Moria Casán con el traje naranja?

   (risas)—Estamos esperando que suban las fotos al sistema penitenciario de Estados Unidos y va a ser la tapa del próximo disco.

   —¿El dúo nació por un verano de aburrimiento?

   —Todo comenzó por aburrimiento del verano de 2015. Empezamos a reunirnos a tocar en el garaje de Sofía y empezaron a salir unas canciones. Sofía siempre tocó la guitarra y yo justo empezaba a tocar la batería. No lo programamos, todo surgió del tiempo de ocio. Lo primero que hicimos fue grabar, como no teníamos plata, grabamos todo en vivo en el estudio de un amigo. Elegimos las mejores canciones. Y después no paramos de tocar.

   —¿Por qué eligieron un género tan inusual en Argentina, como lo es el surfer californiano? ¿Son fans del género?

   —La verdad que no. Yo soy más del punk y Sofía es más del indie. Pero el verano pasado justo dio la casualidad de que estábamos escuchando bandas de surf rock californiano. Las canciones que fuimos componiendo viraron para ese lado y decidimos mantener esa línea.

   —¿Quieren ampliar sus horizontes sonoros? ¿Harían baladas?

   —Sí, por supuesto. Ahora que volvimos de la gira estamos súper emocionadas e inspiradas por hacer cosas nuevas y ampliar el sonido de la banda. No queremos repetirnos. Somos hijas del indie. Es difícil encontrar una banda parecida a la nuestra porque el género no está explotado en Argentina.    

—¿Como mujeres y al ser un dúo, les resultó difícil entrar en la escena del rock argentina?

   —En La Plata hay muchas bandas y pensamos que iba a ser más difícil. Pero la verdad es que salió bien y tocamos por todos lados.

   —¿Cómo va a ser el show?

   —Es la primera vez que vamos a Rosario. Vamos a tocar nuestros último disco "Espanto Caribe", que salió en febrero. Ya tenemos planes de sacar un EP a fin de este año y un disco nuevo el año que viene.

Comentarios