Edición Impresa
Sábado 22 de Noviembre de 2008

Stanoevich: "No haría otra vez el 3er. ciclo"

"Podría volver a la función pública, no lo descarto, sería cuestión de ver qué proyecto me presentan para estar, me siento 100 kilates para eso", confiesa María Rosa Stanoevich, la única ministra de Educación santafesina que desde la vuelta a la democracia logró acompañar la gestión completa de un gobernador (1994 -1998).

"Podría volver a la función pública, no lo descarto, sería cuestión de ver qué proyecto me presentan para estar, me siento 100 kilates para eso", confiesa María Rosa Stanoevich, la única ministra de Educación santafesina que desde la vuelta a la democracia logró acompañar la gestión completa de un gobernador (1994 -1998).

Dedicada a "descansar y estudiar todos los documentos que salen de educación", augura que "la transición educativa será muy dura". Igual asegura que ve a la actual ministra (Elida Rasino) "con muchas ganas de hacer cosas y profundizar las que están bien hechas", y que en su opinión "quiere llevar a cabo un buen proyecto aunque no encuentra las estrategias para concretarlo". Para la ex ministra de Obeid, es necesario hacer muchas preguntas para encarar cualquier cambio, tales como "¿Por qué se pasa de la EGB a la primaria? ¿Se evaluó? ¿En qué se fracasó?". Y renglón seguido dice sentirse orgullosa de que el secundario sea obligatorio: "Es una satisfacción, fui la primera en pedir ante el Consejo Federal la obligatoriedad del polimodal".

Consultada sobre qué es lo que no haría si pudiera volver en el tiempo responde: "No volvería a hacer el tercer ciclo como lo hice, a lo mejor podría ser de otra manera". Y advierte que sus preocupaciones pasan porque la provincia "logre la inclusión de todos los chicos en la escuela, algo que depende de toda la sociedad". También "la calidad educativa" y "la violencia".

Aunque su gestión lleva la impronta de la ley federal, se reconoce cierta afinidad con los maestros rurales, en especial por el régimen de itinerancia que instaló en las zonas rurales. Para el final guarda un llamado de atención sobre cómo se encaran los cambios: "El problema de la educación santafesina es que tiene parches, y los parches dejan a la vista grandes agujeros".

Comentarios