Escenario
Sábado 30 de Julio de 2016

"Spinetta es el tipo que más me voló la cabeza"

Aldo Simon presenta hoy su primer disco como solista, "la lumbre de un viajero", un álbum de canciones con bases de funk y rock

Aldo Simon presenta su primer disco como solista, "La lumbre de un viajero", esta noche, a las 21.30, en el Gran Salón de la Plataforma Lavardén. El compositor, guitarrista y cantante formó y lideró Mumenko, banda que mantuvo una intensa actividad durante casi tres años, dejando un disco de estudio llamado "Cuadro". También participó como guitarrista en diversos proyectos, acompañando a Gonzalo Aloras, Los amigos de Ese, Pesso Bossa Nova y María y sus zapatos, entre otros. Ahora se lanza en solitario después de haber ganado el concurso de coproducciones discográficas de la Editorial Municipal de Rosario en 2015, y hoy toca con una banda formada por Juan Pablo Mariño (bajo), Leandro Demauro (batería), Ezequiel Mina (piano) y Matías Barrera (guitarra). Como grupo invitado actuará Tito Libélula y su Candombe Beat. En diálogo con Escenario, Aldo Simon dijo que su música "está dentro del género canción fusionado con funk y rock".

—¿Cómo fue el proceso de creación del disco?

—El disco se grabó en un proceso bastante largo. Empezó simplemente como una forma de registrar mis canciones y se fue armando con unos amigos, que después terminaron siendo la banda estable que me acompaña. Fueron unos dos años de trabajo en total. El disco reúne canciones de otra época, de cuando yo tenía la banda Mumenko, canciones que quedaron en el tintero antes de disolverse el grupo, y temas que se fueron haciendo en este período de dos años.

—El booklet del CD abre con una cita de Spinetta, y en las canciones se nota la influencia del Flaco. ¿Qué significa él para vos?

—Más que una influencia es un referente fundamental. La influencia de Spinetta en mi música es innegable y cada vez que alguien me lo menciona de alguna manera es un halago. No puedo negar que Spinetta es el tipo que más me voló la cabeza. Lo escucho desde que era adolescente y lo sigo escuchando. Y a partir de escucharlo se produjo un quiebre. El concentra una energía, una poesía, una lírica y una musicalidad únicas y sorprendentes. Realmente me emociona cada nota que toca.

—También se nota la influencia de la Trova Rosarina, del funk y la estética del folclore. ¿De dónde viene esa mezcla?

—Lo de la Trova me lo han marcado y es cierto. Fandermole es otro referente innegable, y desde adolescente escucho a Fito Páez. Pero también hay otros estilos que me gustan. Me gusta la música negra, músicos como Stevie Wonder y Prince, aunque no sé si eso se ve reflejado en mi música. Son cosas que te marcan y van sumando para crear algo nuevo. Lo del folclore viene de la música del Litoral, que escuché desde mi infancia. Creo que eso más que nada se refleja en las letras, que tienen paisajes litoraleños. Yo me crié entre festivales. Nací en Reconquista, en el norte de Santa Fe, y ahí mis tíos organizaban festivales de folclore muy grandes. Todos los años eran una súper fiesta. Ahí pude ver desde chico a Mercedes Sosa y otros grandes.

Comentarios