Escenario
Domingo 06 de Noviembre de 2016

"Soy parte de un movimiento que aporta una identidad latina"

El músico bahiense lanzó su disco "11", con canciones románticas de cierto aire rockero. dijo que quizá esté cerca de ser un cantautor, pero que no es algo premeditado.

Abel Pintos se muestra a todas luces en su veta romántica, se lo ve más moderno, con toques rockeros y un ascendente trabajo en las letras. "Me siento parte de ese movimiento de que cada uno desde su estética y su género aporta a una identidad latina", dijo una de las figuras más taquilleras de la música argentina, quien acaba de lanzar su nuevo disco "11", producido por el rockero español Leiva y el escandinavo Martín Terefe, quien trabajó junto a Jesse & Joy, James Blunt y Zaz, entre otras figuras .

El artista bahiense ofrecerá desde el 25 de noviembre y hasta el 9 diciembre, 12 presentaciones en el teatro Opera, y la última será a beneficio de la Fundación Garrahan. Luego realizará la extensa gira por festivales veraniegos dentro de Argentina y para abril armará una nueva serie de conciertos, pero esta vez en el Luna Park. Pintos se refirió al modo en que fue construyendo su identidad artística y su pertenencia musical.

—Para este disco elegiste dos equipos de productores bastante diferenciados. Uno es un escandinavo que se dedica a la música latina y el otro un rockero, Leiva. ¿Cómo conociste a Leiva, por qué lo elegiste?

—Conocí primero su música y siempre me atrajo su forma de interpretarla. Es un rockanrolero que tiene siempre la capacidad de encontrar una vuelta de rosca distinta a su propio sello. Lo respeto mucho y en un viaje a Madrid, Sony me propuso conocerlo sabiendo que lo admiraba. Fui a su casa y me recibió en un ambiente súper relajado, y pasamos toda una tarde conversando. Yo sentí de inmediato que tenía una simbiosis con él y me sentía muy cómodo, que podíamos llegar a ser buenos amigos. Después él vino a Argentina y nos vimos acá también. A la cuarta vez que nos encontramos, ya estábamos escribiendo una canción juntos y proponiéndonos hacer algo juntos. Como yo estaba de cara a un disco, le dije que si quería intentábamos algunas canciones juntos desde la producción. Fue muy linda la charla porque fue muy sincera, de inmediato nos dijimos que probáramos cómo íbamos a convivir adentro de un estudio y haciendo música, que no es igual que llevarse bien y ser amigos. Al final, la experiencia fue buenísima así que fuimos por más canciones y se terminó convirtiendo en uno de los productores del disco.

—¿Qué buscabas con él? Argentina tiene una tradición cancionera muy fuerte y Leiva es un consumidor de eso, le gusta Andrés (Calamaro), Fito (Páez), Charly (García) y el Flaco (Luis Alberto Spinetta). ¿Buscabas ese sonido?

—No, lo que buscaba era un punto de objetividad tanto en él como en Martin Terefe. La decisión de grabar el disco afuera del país no era porque pensaba que no podía lograrlo como quería acá, sino que necesitaba después de varios discos consecutivos de autoproducirme una mirada objetiva. Venía de festejar 20 años con la música, siento que me queda mucho por aprender y que todavía tengo muchas ideas de cosas por recorrer, y por eso quería un punto de objetividad. Confiaba en Leiva como en Martín, pero primero en Leiva porque lo de Martín fue otro proceso. Confiaba en su inteligencia y en su capacidad como productor.

—Hay una particularidad: vos venís del folclore pero ahora te ponés cancionero. ¿Cómo te sentís frente a eso?

—Si estoy más cerca de ser un cantautor ahora no es algo premeditado, yo hago las canciones y la música que voy necesitando hacer en el momento con la estética que considero que es la más efectiva para hacer saber a los demás qué me está pasando a mí y qué estoy sintiendo yo. Capaz el disco que viene hago uno de canciones folclóricas tradicionales, no de mi autoría o de música del mundo. Pero sí me siento parte de eso porque al cantar en vivo continúo con aquello, con las canciones de "Sueño dorado" y con canciones de mis comienzos como intérprete incluso.

—¿Sentís que esa fusión folclórica te representa?

—Sí, completamente me identifica. Acá ya hay una cuestión de cultura de América Latina. Yo creo que en los últimos 20 años la música latina ha crecido muchísimo en figuras y en propuestas frente al mundo entero. Entonces, lo que quiero decir, es que me siento parte de ese movimiento de que cada uno desde su estética y su género aporta a una identidad latina. En América Latina hay tantos géneros y propuestas interesantes como en todo el mundo.

—¿Sentís que la unidad es más cultural y social, que esto expresa una unidad de los pueblos a través de la música, las producciones de cine, de teatro o de festivales conjuntos?

—Creo que con el paso del tiempo nos estamos dando cada vez más cuenta de que ahí está la verdadera fuerza, de que los verdaderos cambios van a tener que ver con la unidad popular, precisamente con la unidad de los pueblos. Y muchísimo más desde la cultura, porque es en la cultura desde donde podemos hacer todo. Tenemos que tener conocimiento de las cosas y de nosotros mismos para poder saber lo que queremos y hacia dónde queremos ir. Y luego, a partir de ahí y desde ese espacio puntual exigirles a quienes nos dirigen que nos lleven a esos lugares.

—¿Cómo va eso de ser un artista internacional?

—No hace mucho tiempo que empieza a suceder esto. Hasta ahora trabajé más en España que en México. Es más, a México recién voy en unos días por primera vez a tocar y a hacer prensa. Se está dando de un modo muy natural, que es lo que le pedí a cada presidente de cada compañía. Es una oportunidad muy linda para mí y les di las gracias, pero también me encargué de contarles cómo manejo las cosas: que me gusta hacerlas con tranquilidad, que no voy a la fuerza en nada, que no tengo apuro por nada y que me gusta dar los pasos con tranquilidad. Lo están haciendo así naturalmente, se me debe notar que me gusta hacerlo de esa manera y es bárbaro, porque entonces no tengo que ponerme en un rol de alguien que no soy para salir a otros países, puedo salir siendo yo. En España ya hice dos o tres giras y hago de todo, porque como son conciertos en los que me sigo presentando, allí voy y presento todo lo que soy. Quiero decir desde mis inicios folclóricos, en los años 90, contándoles el cuento de cómo empecé a escribir canciones, y como sigo componiendo, llegando hasta lo último, a esta realidad y a este presente.

Comentarios