Edición Impresa
Domingo 21 de Agosto de 2011

Sospechas para investigar

La difusión de un video donde un comisario de la policía local recibe una supuesta coima para agilizar la devolución de un vehículo robado a un camionero cordobés disparó otra vez un pregunta que ya no se formula en voz baja sino que está en las conversaciones cotidianas de los ciudadanos: ¿hasta qué punto llega la corrupción en las fuerzas de seguridad?

La difusión de un video donde un comisario de la policía local recibe una supuesta coima para agilizar la devolución de un vehículo robado a un camionero cordobés disparó otra vez un pregunta que ya no se formula en voz baja sino que está en las conversaciones cotidianas de los ciudadanos: ¿hasta qué punto llega la corrupción en las fuerzas de seguridad? Y no se habla sólo de las de la provincia. El jueves pasado, la Policía Federal allanó una vivienda de la zona noroeste de la ciudad donde se vendía droga a la vista de todos los vecinos. Se secuestró gran cantidad de estupefacientes y se detuvo a un menor, que ya fue restituido a sus familiares. Una vecina de la cuadra se comunicó con varias radios de la ciudad para advertir que al poco tiempo que la policía dejó el lugar comenzó nuevamente la venta de droga. Y que su denuncia ante la policía local y otros organismos de seguridad no fue tenida en cuenta. ¿El quiosco de venta e drogas en cuestión, de Tarragona 1150 bis, jurisdicción de la comisaría sub 21, tiene permiso de alguien para esa actividad ilícita?

Las motos policiales

La persecución protagonizada por un automóvil policial que viajaba a contramano y que terminó con un agente muerta, producto de un accidente, fue el disparador de muchos interrogantes. Entre ellos, ¿hasta donde se justifica incumplir las normas de tránsito y cuál es el estado de mantenimiento de los vehículos? En general, se viene observando que la flota policial ha mejorado, sobretodo en cuanto a la renovación de las unidades, lo mismo que las motocicletas. Precisamente, las motos son un instrumento de rápido acceso al lugar donde se requiere presencia policial. Pero por su rapidez y por ser más susceptibles de protagonizar accidentes deben estar en perfecto estado. Por eso se pide a la policía que controle la luz del freno de stop de la motocicleta patente HBP-887, que circulaba el viernes por el centro de la ciudad. Es por la integridad física de su conductor, aparentemente una mujer, y por el resto de vehículos y peatones que eventualmente podrían cruzarse en su camino ante una emergencia policial.

Comentarios