Policiales
Viernes 29 de Julio de 2016

Sorpresivo acuerdo para condenar a los asaltantes del suegro de Maxi Rodríguez

En una audiencia de apelación a la sentencia de primera instancia se dio a conocer el acuerdo entre Fiscalía y defensas bajando las penas

El hermano del futbolista Lucas Viatri y otro hombre que denunció haber sido obligado a robar por altos jefes policiales, fueron condenados a 6 y 7 años de prisión respectivamente por una saga de violentos atracos a viviendas. Uno de esos golpes lo dieron en 2012 en la casa del suegro del volante de Newell's Maximiliano Rodríguez. El veredicto fue resultado de un acuerdo alcanzado por las defensas y la Fiscalía, y homologado por la Cámara Penal en el marco de la audiencia de apelación de la sentencia de primera instancia que, llamativamente, era inferior a la pena finalmente dictada. Un tercer implicado en la causa, condenado a 3 años de prisión condicional por entregar el hecho, defendió su inocencia y sus abogados pidieron su absolución en base a las dudas y desprolijidades de la investigación.

Hace ocho meses el juzgado de Sentencia 3 condenó a Marcelo Eduardo Corvalán, de 32 años, a 4 años de prisión por dos robos calificados y uno en grado de tentativa, todos cometidos con armas que nunca se pudieron encontrar. Esa condena contra el hombre que denunció haber robado bajo presión de jefes policiales, se unificó en 6 años con una sentencia a 3 años y 2 meses que había recibido por cuatro hechos cometidos en Córdoba, fallo confirmado en 2015 por la Cámara en lo Criminal de Bell Ville.

En la misma investigación judicial resultó condenado Sebastián Viatri, de 31 años y hermano del actual delantero de Estudiantes de La Plata y ex Boca Juniors. Viatri recibió 3 años y 4 meses de prisión como partícipe necesario de los tres asaltos, pena que se redondeó en 5 años al unificarla con otra de 3 años y dos meses por cuatro robos en la provincia de Córdoba.

Por su parte al comerciante Federico Javier Giacosa, de 36 años y allegado a los suegros de Maximiliano Rodríguez, le dieron 3 años de prisión condicional por entregar el golpe a la casa de los familiares del futbolista en calidad de partícipe necesario de robo calificado.

Los golpes. En diciembre de 2012, cuando Viatri purgaba condena en la cárcel de Bell Ville fue trasladado a Rosario requerido por la Justicia santafesina ya que los pesquisas lo ubicaron en robos cometidos en Las Parejas, Armstrong y el ocurrido en Rosario el 6 de agosto de ese año, en Humaitá al 2400, donde vive Francisco P., suegro de Maxi Rodríguez.

Ese día tres personas abordaron a punta de pistola al dueño de casa, a su esposa y a su nietita, de 4 años. Ejerciendo violencia extrema se llevaron 40 mil pesos (entre libras, dólares y pesos), relojes, alhajas, perfumes y televisores de plasma.

La investigación estableció el nexo entre Viatri y Corvalán. Primero porque durante el robo Viatri fue captado "en vivo" mientras desde una Ford EscoSport hacía de campana y coordinaba con un handy a sus cómplices sin saber que el aparato había sido intervenido por orden de un juez de Cañada de Gómez que lo investigaba por un robo en Las Parejas. En una de esas conversaciones se escucha a Corvalán decirle a Viatri que le "faltaba el aire" para acarrear un televisor de 50 pulgadas. Incluso se los registró coordinando cuándo sacar las cosas a la calle para subirlas al vehículo.

En Las Parejas también actuaron en conjunto. En junio de 2012, en Calle 12 al 500, amenazaron con un arma a la empleada doméstica de una casa y la redujeron junto a un nene de 11 años. De allí se llevaron una notebook, un GPS, dólares, alhajas y un celular. La Ford EcoSport quedó registrada en las cámaras de seguridad del pueblo y se determinó que estaba a nombre del padre de Viatri.

Apelación y sorpresa. La defensa de Viatri había apelado la sentencia de 1ª instancia mientras la fiscal de grado, Nora Marull, también se alzó contra ese fallo al solicitar 11 años de cárcel. Por su parte, la defensa de Corvalán no apeló, pero sí el fiscal, que solicitó elevar la pena a 8 años de cárcel. En tanto, el abogado de Giacosa mantuvo la apelación con el objetivo de que se desligue a su cliente.

La audiencia de ayer era para que las partes expongan los fundamentos de la apelación a la sentencia ante un Tribunal Penal de 2ª instancia integrado por Georgina Depetris, Carlos Carbone y Guillermo Llaudet Maza.

Entonces Paul Krupnik, defensor de Viatri, informó a los jueces sobre el acuerdo alcanzado con la Fiscalía de Cámaras y solicitó su homologación, lo cual se tradujo en una pena unificada de 6 años de cárcel. Sin reparos, pero con la aclaración de que él no participó de las tratativas del acuerdo sino su predecesor, el fiscal Fernando Palmolelli (de Venado Tuerto) indicó que daba su conformidad y desistía de la apelación.

Por el lado de Corvalán, la defensora oficial de Cámaras Marcela De Luca dijo que también estaba dispuesto a celebrar un acuerdo, declararse culpable y aceptar una condena a 7 años de prisión cuando el fiscal había solicitado sólo un año más por lo que dio su conformidad.

El juez Carbone, que presidió la audiencia, recibió la respuesta positiva de los acusados al consultarlos y tras una breve deliberación con sus colegas homologó los acuerdos y dictó la sentencia definitiva.

Nosotros no. Quienes no encajaron en esa lógica fueron los abogados Adrián Ruiz y José Ferrara. Los profesionales solicitaron la absolución de Federico Giacosa. Cuestionaron el escaso valor de la prueba que lo incrimina y pidieron que se investigue a una persona mencionada en la causa que nunca fue convocada a Tribunales.

"No podemos cargar sobre Giacosa lo que no hizo la investigación", dijo Ruiz sobre la pobre pesquisa.

Pero el fiscal pidió la confirmación de la condena al recordar como evidencia dos llamados telefónicos, de 22 y 88 segundos, que hizo Corvalán a un teléfono que sería de Giacosa instantes previos al robo a la casa del suegro de Maxi Rodríguez.

En ese marco, la Fiscalía sostiene que existió un nexo entre el acusado y los ladrones, y como integraba el "riñón" de la familia política del volante de Newell's, aportó datos para el robo. No obstante, Palmolelli coincidió con los abogados y solicitó al Tribunal que se ordene la apertura de una investigación respecto de esa persona que aparece mencionada en la causa entregando datos que comprometen a Giacosa. El Tribunal escuchó la réplica de la defensa y pasó a un cuarto intermedio para estudiar los argumentos, tras lo cual dará a conocer su decisión sobre la situación procesal del imputado.

Comentarios