Educación
Sábado 05 de Diciembre de 2015

Soriano para todos

Hay Soriano para todos los gustos, incluso para los más chicos.

Después de leer durante tardes de verano "Triste, solitario y final" es imposible no enamorarse del Gordo y el Flaco. Dan ganas de ir al videoclub o Youtube y advertir cuánta razón tenía el escritor en reivindicar a estos genios del humor. Un texto ideal para animarse a ingresar en el mundo del Gordo Soriano. La historia tiene momentos delirantes donde se entrecruzan personajes reales como Chaplin o el propio autor, con otros de ficción como el detective Marlowe de Chandler.

Soriano es cercano y su forma de escribir amena. Leerlo también es un buen ejercicio para quienes trabajan con las palabras. Un ejemplo es el libro "Artistas, locos y criminales", que reúne una serie de crónicas que el periodista escribió a principios de los 70 para el diario La Opinión, de Jacobo Timerman. Una recomendación puntual: El caso Robledo Puch. Los textos son muestra clara que no hace falta llenar de adjetivaciones para contar una buena historia. Otro acercamiento posible son los "Cuentos de los años felices". Entre sus páginas está "Aquel peronismo de juguete", un relato de lo que significó para muchos pibes humildes recibir un juguete nuevo que regalaba el gobierno justicialista.

Soriano video

Hay Soriano para todos los gustos, incluso para los más chicos. O para el nene que todos llevan dentro. Para esos también está "El Negro de París", sobre las andanzas de un chico exiliado en Francia durante la dictadura que conoce a un gato negro, con quien dialoga por las callecitas parisinas. Un poco de magia que el nene intuye que sus padres no van a comprender. Porque como bien dice el Negro de París, "a la gente grande le falta imaginación".

Comentarios