Policiales
Domingo 10 de Julio de 2016

"Son pocos los que están hoy junto a mi familia"

Como lo describe no sólo Lorena Guzmán sino gente cercana a Rosario Central, César Navarro gozaba del respeto de los hinchas que pisaban los escalones de hormigón de la popular del Gigante de Arroyito que da su espalda al Club Regatas, espacio ganado por la barra brava.

Como lo describe no sólo Lorena Guzmán sino gente cercana a Rosario Central, César Navarro gozaba del respeto de los hinchas que pisaban los escalones de hormigón de la popular del Gigante de Arroyito que da su espalda al Club Regatas, espacio ganado por la barra brava. Pero no sólo en ese ámbito cosecho afectos, sino en la calle, por su trabajo de colectivero que cumplió hasta hace unos meses como empleado de la línea 35/9 y delegado de sus compañeros con una permanencia de más de 20 años en la empresa Rosario Bus.

"Era un tipo con códigos, de la vieja guardia, que dirimía las diferencias a los puñetes. Y fiel ladero de Andrés "Pillín" Bracamonte. Cuando él se iba o desaparecía en pleno campeonato, volvía y César le devolvía la hinchada como la había dejado, sin frentes internos ni conflictos, adoctrinada", admite gente que lo trató en el club de Arroyito.

¿"Pillín" o alguien de la hinchada se acercó a ustedes después de la muerte de César?

—Si, estuvo conmigo (Bracamonte). Pero la hinchada de Central y el grupo es amplio, grande, y los que hoy están son pocos. Aquellos que decían ser sus amigos hoy te sueltan la mano. Así como lo digo, que le salpique a quien se sienta tocado.

Comentarios