Escenario
Miércoles 10 de Agosto de 2016

"Somos tres tipos que fracasan y nos reímos de nosotros mismos"

Julián Kartún dijo que el grupo usa "la potencia del error como generador" del humor, además de la autocrítica y la observación.

"La idea no es bajar línea de ninguna manera, pero sí hay algo en la parodia. Nos reímos mucho de nosotros mismos y al reírnos de las cosas que nos rodean, estás haciendo inevitablemente una especie de juicio". Así define Julián Kartún el origen del humor del grupo Noche de Fresas, el grupo que forma junto a Julián Lucero y Félix Buenaventura. Caro es Caro Pardíaco, "una piba muy cheta, de la zona Norte de Buenos Aires. Ella en realidad tiene unos valores muy nefastos, pero no es mala. Simplemente es así por cómo fue educada", explicó sobre su creación. En este espectáculo, Caro cumple su "capricho" de reunirse con sus "comediantes favoritos, porque puede, porque tiene plata", contó sobre el eje del show que estrena mañana, a las 21, en Plataforma Lavardén (Sarmiento y Mendoza).

—¿Qué tiene de nuevo "Welcome to Caro" con respecto al show que trajeron el año pasado?

—En realidad es otro material. La misma compañía, el mismo estilo de humor, pero cada uno de los integrantes tiene otro contenido. Le agregamos algunas cositas. Es un show que tiene stand up, improvisación, coreografía, proyecciones. La idea que une cada parte es "Welcome to Caro", bienvenido al mundo de Caro, es como que Caro Pardíaco se da el lujo de tener a sus comediantes favoritos porque puede, porque tiene plata. Es como un capricho de ella. Ese sería el hilo conductor. Pero en realidad es tan absurdo todo... tiene como un zoológico. Pasa por diferentes lugares. Es un híbrido.

—¿Cómo surge la idea de Caro Pardíaco y cómo definís el personaje?

—Caro es una piba muy cheta, de la zona Norte de Buenos Aires, hace un poco lo que quiere. Ella en realidad tiene unos valores muy nefastos, pero no es mala. Simplemente es así por cómo fue educada. Hay muchas Caro Pardíaco en todos lados. Lo loco es lo que pasa es que cuando lo llevamos a diferentes ciudades, en todas existe Caro. Es tal vez un producto de la alta sociedad, pero existe en todos lados. Acá el fenómeno que pasa es que las chicas más fanáticas son muy Caro Pardíaco. Caro está como muy conectada con las redes sociales, es una it girl, una influencer. Su material va por ese lado, por la redes, tips de Caro, o las preguntas que le hacen siempre.

—¿Hay una crítica social en el humor que hacen?

—Creo que fue inevitable. La idea no es bajar línea de ninguna manera, pero sí hay algo en la parodia. Sí nos reímos mucho de nosotros mismos en espectáculo. Somos tres tipos que fracasan y desde ese lugar nos reímos mucho de nosotros. Y al reírnos de las cosas que nos rodean, estás haciendo inevitablemente una especie de juicio.

—¿Qué les da risa de ustedes?

—De entrada, la comedia se llama Comedia de boludos, vamos y hacemos payasadas. Yo en principio me estoy vistiendo de mujer, y los chicos también, desde lo colgados que somos, cómo fuimos moldeados por la sociedad; somos boludos, nos exponemos a eso y nos reímos de eso. Nuestros fracasos, nuestros lugares comunes, nuestros vicios, nuestros errores que tenemos a diario. Pero de entrada lo aclaramos: la compañía se llama Noche de Fresas, "Welcome to Caro", comedia de boludos.

—Con "Cualca" tuvieron una buena experiencia también en televisión...

—En realidad el personaje y el grupo nacen cuando estábamos haciendo "Cualca", que hacíamos para "Duro de domar", pero pegó mucho en internet. Siempre estuvo ahí. Internet creo que es el medio más importante para este tipo de humor, como medio democrático y que te da la posibilidad de meterte en lo que quiera y de viralizar lo que quieras de una forma muy orgánica, porque no te imponen nada, son cosas que se viralizan. Y en tele la verdad es que está tan devaluada... además los costos no tendrían sentido. Nosotros a la hora de hacer la segunda temporada, que la hicimos por crowdfunding, la subimos a internet y se la regalamos a la gente. Siempre lo hicimos con director de fotografía, sonidista, productores, vestuario, maquillaje, y la tele siempre tiende a hacer lo más chiquito posible, pero nos interesaba que tuviera una idea estética un poquito más profunda.

—Decís que la tele está devaluada. ¿Por qué pensás que quedan tan pocos programas de humor?

—Primero creo que es algo que está pasando con la tele a nivel mundial porque internet se lo comió y la gente ya no mira tanto como antes y eso está en los números. Hay humor, está "La peluquería de Don Mateo", "Polémica en el bar", "Noticampi", las imitaciones de Tinelli. Por ahí ese es el humor que apunta más a lo popular. Esta por ahí es otra cosa, más de nicho, como en su momento lo fue "Cha cha cha", que tampoco tenía muy buenas mediciones. Me parece que tiene que ver con eso. Por eso cuando aparece internet se abre el juego a cosas nuevas que pueden aparecer, porque si uno espera que el humor sea "La peluquería de Don Mateo", bueno, ahí sabemos perfectamente que no hay lugar para nosotros. Es otro estilo.

—¿Y si los invitase Tinelli?

—Yo creo que no va a suceder, pero en el caso de que suceda ninguno de nosotros nos sentiríamos cómodos en ese lugar.

—¿Cuáles con las ventajas y desventajas de trabajar para un nicho?

—En principio no te exponés tanto a la crítica porque en la tele te están sometiendo a ver ese material, en cambio al estar en internet, vos lo regalás. La gente que se cope lo va a ver y si no le gusta no lo verá más. Ese es el beneficio que no te conozcan todos. Al ser más de nicho creo que hay algo más heroico, no te estás vendiendo directamente a la industria del entretenimiento nacional, digamos. Estás haciendo lo que te gusta y se lo das a la gente, es un modo de juego también. Eso es importante destacar, que le damos mucha bola a la parte lúdica, a la improvisación, porque es también ahí donde aparece el humor, en el error. La potencia del error y usarlo como generador de material.

Comentarios