Selección argentina
Jueves 23 de Junio de 2016

"Sólo tengo en la cabeza dar la vuelta olímpica"

Esta fue la respuesta que le dio Lionel Messi a Ovación durante el contacto con la prensa en la zona mixta tras el triunfo contra Estados Unidos. "A esta final hay que ganarla como sea", sentenció el rosarino se adelanta antes de que los periodistas le pregunten por el tiro libre que clavó en semifinales, la plusmarca de los 55 goles en la selección o por la nueva final que disputará el domingo.

Cuesta horrores sacarlo de esa posición que se encargó de reforzar con tanto ahínco desde que llegó a la Copa América Centenario 2016. Lionel Messi no hace trampa ni cuando tiene la sartén por el mango como ahora, que se convirtió en el récordman de la selección argentina. Tampoco quiere aprovecharse de ese presente para seguir agigantando su apellido de leyenda. Habrá que acostumbrarse al desinterés que Leo les dedica a los registros personales: "Estoy feliz por haber conseguido el récord y superar a Batistuta. Pero la verdad es que yo vine a Estados Unidos a otra cosa", se adelanta antes de que los periodistas le pregunten por el tiro libre que clavó en semifinales, la plusmarca de los 55 goles en la selección o por la nueva final que disputará el domingo.

—Entonces, ¿a qué viniste?

— A ganar la Copa América. Sólo tengo en la cabeza dar la vuelta olímpica.

En realidad, la consulta del enviado de Ovación se caía de madura. Pero alguien tenía que hacerla. Es que Leo se cansó de reiterar que no vino a Estados Unidos a ganarle la pulseada a Gabriel Batistuta como máximo goleador en la historia del seleccionado. Ya lo logró y punto. Mucho menos le importa seguir pisando las huellas de una trayectoria que desafía imposibles. Nada de eso motoriza al Diez de la barba que tanto furor causó en cada esquina de las ciudades estadounidenses en las que estuvo Argentina. Esta vez, como nunca antes, llegó a la tierra prometida para reparar el orgullo herido porque sabe que en la vida siempre hay revancha. El domingo en Nueva Jersey jugará la tercera final consecutiva con el equipo argentino. Una por el Mundial 2014 y dos de Copa América. También disputó y perdió la de Venezuela 2007. No sólo está cansado de mirar cómo le refriegan en la cara todas las consagraciones que él creía tener en un puño. Tampoco soporta más que la colectividad resultadista lo vuelva a señalar como un perdedor. Nunca se resignará a ser llamado un fracasado. Por eso la reincidencia en las respuestas. Leo quiere de una vez por todas perpetuarse con el poder que sólo te dan los títulos.

—¿Qué pasa si no ganan la final del domingo?

—No sé, porque ni pienso en esa posibilidad. Sólo tenemos en la cabeza dar la vuelta olímpica. Este grupo se merece eso. Es impresionante llegar a tres finales consecutivas, contando la del Mundial 2014. No podemos pensar en que vamos a perderla. Todos estamos convencidos de que esta vez se nos va a dar. No subestimados a nadie, pero el equipo está muy comprometido en que esta vez tenemos todo para ser campeones. El año pasado se nos escapó en la definición por penales, pero eso ya pasó. No lo podemos cambiar. Tampoco recordar todo el tiempo que tuvimos la chance de ganarla con algunas jugadas y no las convertimos. En cambio, la final del domingo depende de nosotros. Tenemos que jugarla y confío mucho en este equipo.

—Por eso también se muestran cautos en las declaraciones.Tampoco festejan mucho luego de los triunfos en los partidos.

—No festejamos porque la realidad es que todavía no ganamos nada. Jugamos otra final y es lo que vinimos a buscar a Estados Unidos. Tampoco tenemos motivos para festejar. Estamos conformes y contentos porque ganamos todos los partidos, pero falta ese pasito para consagrarnos.

—Ya lograste el récord de ser el máximo goleador de la historia con la camiseta argentina, ¿también sentís que te falta el último pasito para consagrarte con la camiseta de la selección?

—Hoy no me planteo metas personales. Lo dije en el partido anterior cuando igualé el récord de Batistuta y todos me preguntaban por eso. Ahora que lo superé no me cambia en nada. Estoy sólo enfocado en ganar esta Copa América. Es lo único que quiero y lo que vine a buscar para mi carrera.

— ¿Sentís que la crítica será dura si no salen campeones?

—Yo pienso que vamos a salir campeones. Pero todos se quedan con eso de ganar o no ganar. Es durísimo llegar a una final y mucho más a tres consecutivas. Obviamente que esta final hay que ganarla como sea. Por nosotros y por la gente que confía en este equipo. No podemos ser subcampeones de nuevo.

   —¿La sensación que tenés ahora es la misma que la del año pasado cuando eliminaron a Paraguay en las semifinales?

   —Cuando llegás a una final siempre tenés la sensación de que estás en la instancia que merece una selección como Argentina. Pero claro, nunca es lo mismo ganar que perder una final. A mí tampoco me da lo mismo. Nosotros y nuestras familias sufrimos mucho cuando perdimos las dos anteriores.

   — Justamente Martino habló de esta situación en la conferencia de prensa tras ganarle a Estados Unidos.

   — Sí, porque es lo que pensamos todos. Este grupo quiere ganarla. Es como dijo en su momento Javier (Mascherano), ya no alcanza con llegar a la final. También estar en tres seguidas tiene un mérito enorme, pero sabemos que ahora eso ya no alcanza.

   —Los hinchas argentinos también creen que esta selección está en deuda con ellos.

   —Sí, claro. Por eso digo que a esta final hay que ganarla como sea.

   —Por lo que viste hasta ahora, ¿Argentina es el mejor equipo?

   —Si está en la final es porque fue uno de los mejores hasta ahora. La selección creció partido a partido y le fue demostrando a cada rival por qué era una de las candidatas. Ya en el debut contra Chile hizo las cosas muy bien. Creo que nos merecemos salir campeones.

   —¿Coincidís con que frente a Estados Unidos el equipo elaboró más el juego para imponerse que ante Venezuela?

   —Puede ser, igual se dio otro partido. Contra Estados Unidos convertimos rápido y ellos presionaron más que Venezuela. Seguramente si no encontrábamos el gol enseguida, tal vez se nos hubiera complicado un

poco. Lo que nos permitió estar arriba en el resultado es manejar la pelota y hacerla circular con más tranquilidad. Por eso también se vio que el equipo tuvo más elaboración que otras veces. Para mí, jugamos un partido bastante completo.

   —¿Cómo viviste la situación de firmar un autógrafo en pleno campo de juego?

   —Es una situación que ya había vivido otra vez, pero que no deja de ser rara. Igual, disfruto todo lo que me pasa con la gente.

   —¿Ahora ya vienen los días en que se hace difícil conciliar el sueño y no pensar en la final del domingo?

   —Estoy bastante relajado en esta Copa América. Creo que esa sensación tiene que ver porque veo al equipo muy tranquilo y, como dije antes, muy comprometido con que en esta oportunidad no se nos puede escapar. Además, ahora vamos a tener varios días de descanso antes del partido y eso siempre viene muy bien para estar juntos con todos los muchachos.

   —¿En cuál de las tres finales sentís que llegás mejor?

   —Eso recién lo podré contestar cuando pase la del domingo. Porque si salimos campeones es obvio que voy a decir que llegué mejor a esta. Igual, todo lo que hoy diga no tendrá validez si no levantamos la copa el domingo. w


Comentarios