Edición Impresa
Viernes 20 de Noviembre de 2015

Sólo se trata de informar, algo que nunca debería molestar

Cada año, cuando en el Concejo se disponen a pasar a planta permanente a asesores políticos, el tema se debate casi en secreto.

Cada año, cuando en el Concejo se disponen a pasar a planta permanente a asesores políticos, el tema se debate casi en secreto. Como si se tratara de un pacto oscuro, alejado de la ley. Entonces, la presencia de los periodistas se vuelve molesta.

Si no hay nada que ocultar, las designaciones de quienes ahora pasarán a gozar de la estabilidad laboral que les da el Estado no debería ser algo secreto. Ayer, La Capital tuvo que soportar el hostigamiento de empleados del Palacio Vasallo que entendían que el pleno ejercicio profesional de la prensa influía negativamente en sus designaciones.

Ocultar información y atacar a los periodistas son prácticas de un pasado nefasto. Y en pleno ejercicio de la democracia resulta inexplicable que algunos las sigan llevando adelante.

En el Concejo Municipal pasaron a planta permanente a más de 20 personas. Nadie debería sentirse ofendido porque se divulgue esa noticia. Y acceder a esa información debería ser algo simple. Anoche, confirmar estas designaciones fue una odisea. Tal vez porque la mayoría acaba de ingresar formalmente al Estado sin concursar su cargo. Una práctica que le hace un flaco favor a la democracia.

Comentarios