la_region
Martes 12 de Julio de 2016

Solidaridad con las víctimas de la feroz golpiza

"Me solidarizo con Nora Sosa de Bertola, Silvia Mussano y sus familias y lamento mucho lo que sucedió con ellas", expresó Beatriz Turinetto.

"Me solidarizo con Nora Sosa de Bertola, Silvia Mussano y sus familias y lamento mucho lo que sucedió con ellas", expresó Beatriz Turinetto, la mujer de Eduardo Giménez el ex edil sastrense que el jueves de la semana pasada agredió a ambas mujeres cuando visitaron su domicilio para concretar la orden del juez Tristán Martínez de San Jorge de excluirlo del hogar por una denuncia de violencia de género contra su esposa.

"Quiero vivir hasta que Dios lo disponga y sostengo que ningún ser humano tiene derecho a disponer de la vida de los demás", dijo la mujer, luego de la audiencia imputativa al portal San Jorge Virtual.

El abogado que ahora representa a la mujer, Franco Cáneva, dijo en relación al estado de salud de las víctimas que "ahora la idea es que la familia se constituya en querellante y de algún modo aportar los elementos de cargo necesarios juntamente con el fiscal para llegar a un buen resultado. No sólo para este hecho sino también que condicione una real toma de conciencia sobre lo que este tipo de situaciones puede llegar a desencadenar. No olvidemos que en este caso se trata de una persona que tiene formación universitaria, con un nivel de inserción socioeconómico importante y desencadenó un hecho imprevisible para quien lo ve desde afuera. Puertas adentro, para la mujer, sus hijos y su familia era algo que potencialmente podía ocurrir. Entonces, de algún modo, quienes no están involucrados directamente subestiman esa situación, pero hay que tener especial cuidado para evitar que se repitan en un futuro".

En diálogo con LT10, Armando Soldano, esposo de la oficial de Justicia atacada por ex el concejal, dijo estar "indignado y consternado" y afirmó no entender la situación.

"No puede ser que una persona que está cumpliendo una orden judicial sea atacada de esta forma. Estas mujeres fueron salvaje y cobardemente atacadas. No me entra en al cabeza lo que pasó", expresó.

Soldano agregó que su mujer "acostumbra a ir acompañada por un policía. Pero este fue una caso muy especial. Mi mujer hizo exclusiones del hogar de personas mucho más violenta y nunca fue maltratada". La oficial de Justicia era clienta de la farmacia de Giménez, e incluso unos días antes había concurrido a medirse la presión. En ese contexto hablaron de modo informal y con naturalidad sobre el conflicto que lo afectaba al farmacéutico.

Sobre el estado de salud de su esposa, Soldano contó que "ayer tuvimos que volver a internarla. Le habían dado un alta momentánea, pero se descompensó cuando le estaban haciendo curaciones. Ella tiene una contractura muy grande en la nuca y en los hombros. Está con mucho vómitos, mareos y baja presión".

Comentarios