la_region
Jueves 12 de Enero de 2017

Soja y maíz de segunda, muy complicados

Las intensas lluvias caídas la semana pasada en la provincia de Santa Fe impidieron la continuidad de los procesos de siembra de soja y maíz de segunda, sorgo granífero y algodón, y tiñeron el escenario de los productores de "incertidumbre" sobre lo ya implantado hasta ahora.

Las intensas lluvias caídas la semana pasada en la provincia de Santa Fe impidieron la continuidad de los procesos de siembra de soja y maíz de segunda, sorgo granífero y algodón, y tiñeron el escenario de los productores de "incertidumbre" sobre lo ya implantado hasta ahora.

Según el informe semanal de estimaciones agrícolas que confeccionan el Ministerio de la Producción provincial y la Bolsa de Comercio de Santa Fe, en los departamentos del centro y el norte del distrito "estas dos últimas semanas y media un acumulativo con registros superiores a los 400 milímetros" en la mayoría de los lugares. Por ejemplo, en el departamento Castellanos se acumularon 495 milímetros, en Las Colonias 445, en La Capital 430 y en San Justo 415, entre los más afectados.

"La situación ambiental condicionó y detuvo casi en su totalidad las actividades, fundamentalmente el proceso de siembra de soja de segunda, sorgo granífero, algodón y lotes de maíz de segunda", indica el texto.

Además, señala que "estas condiciones volvieron a instalar escenarios ya observados hace ocho meses y generaron un gran interrogante e incertidumbre sobre todo lo implantado".

El Inta estudia paliativos

El presidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta), Amadeo Nicora, aseguró que los técnicos del organismo trabajan para paliar la situación en las zonas inundadas, que estimó son 880.000 hectáreas en las provincias de Santa Fe y Buenos Aires.

Durante su visita a Rafaela, aseguró que "los técnicos del instituto están trabajando en este contexto de emergencia acompañando a los productores con propuestas tecnológicas".

Además, se reportó que la producción hortícola de los cinturones del gran Rosario y Santa Fe también sufrieron grandes pérdidas. El instituto presentó un informe que asegura la existencia de "numerosos potreros de alfalfa que soportaron anegamientos y la pérdida de plantas".

En cuanto a la condición corporal de algunos rodeos de cría, el informe detalló que "disminuyó debido al tiempo que pasan en los lotes con agua y con recursos forrajeros disminuidos". Asimismo, los accesos hacia la manga y corrales se ven muy complicados por el barro y el agua, lo que dificulta juntar animales para la aplicación de vacunas, tactos, ordeñe y otros tratamientos.

Comentarios