Información general
Lunes 03 de Octubre de 2016

Sobrevivió al ataque de una osa y se grabó para mostrar cómo sangraban sus terribles heridas

Apenas advirtió lo que sucedería le tiró un spray especialmente diseñado para ese tipo de embates en la cara del animal, no logró frenar el doble ataque.

Tod Orr es un estadounidense de 50 años que suele realizar excursiones por los campos abiertos de Montana. Pero el que hizo el pasado sábado fue distinto al resto. Es que fue atacada por una osa y sobrevivió. Lo más extraño es que tras el incidente optó por filmarse para contar lo que le había sucedido y mostrar las terribles heridas que el animal le había provocado.
Según relató, en un momento vio a unos 25 metros a una osa con sus crías que comenzaron a acercarse. Si bien le tiró un spray especialmente diseñado para ese tipo de ataques en la cara del animal, no logró frenar el doble ataque.
"Me tiré al piso y me agarré el cuello con mis dos brazos para protegerme. Ella estaba sobre mí mordiendo mis brazos, hombros y espalda", escribió Orr en un largo mensaje en Facebook que acompañó con el video mostrando sus heridas.
Y continuó: "Aturdido me levanté con cuidado. Estaba vivo y era capaz de caminar así que me dirigí camino abajo unos tres kilómetros donde estaba mi vehículo. A mitad de camino por el sendero, miré mis heridas. Esperaba que el sangrado no fuera significativo. Pero a los 10 minutos, escuché un sonido y volví a encontrar a la osa gris".
"Ella estaba encima mío otra vez. No podía creer que esto estaba pasando ¡por segunda vez! ¿Por qué a mí? Tuve suerte en el primer ataque, pero ahora me preguntaba si podría sobrevivir a un segundo", manifestó el hombre.
Embed

La sangrienta y dramática escena se repitió. "La sangre chorreaba por mi cara. El dolor me hizo flaquear. No me moví. Pensé que sería el fin. Pero la osa se detuvo nuevamente. Nunca me olvidaré de ese momento. Un silencio mortal. Sólo su respiración se escuchaba. Se paró sobre mí durante 30 segundos aplastándome", contó.
Si bien estaba muy herido, logró levantarse y comenzó a caminar los casi 5 kilom que lo separaban de su camioneta, pero el animal volvió. Orr se tiró al piso para hacerse el muerto, pero no sirvió de nada.
Después de un tiempo dijo que su intención de hacerse el muerto pareció haber funcionado. La osa se fue. Si bien estaba gravemente herido, logró manejar los casi 30km que lo separaban del hospital.
Embed

Comentarios