Policiales
Miércoles 31 de Agosto de 2016

Sobreseyeron al acusado de entregar un robo a los suegros de Maxi Rodríguez

Por unanimidad, tres jueces interpretaron que "no se advierte certeza" en una prueba que sustentó la acusación. En la misma causa otras dos personas habían sido condenadas en juicio abreviado por robo calificado.

La Cámara Penal sobreseyó "por el beneficio de la duda" a un hombre que había sido condenado a 3 años y medio de prisión condicional por aportar datos a quienes robaron en la casa del suegro del futbolista Maximiliano Rodríguez, en agosto de 2012. Por unanimidad, tres jueces interpretaron que "no se advierte certeza" en una prueba que sustentó la acusación. En la misma causa otras dos personas habían sido condenadas en juicio abreviado por robo calificado.

Con la resolución de ayer se cerró definitivamente el capítulo judicial del robo que sufrieron Francisco P. y su familia el 6 de agosto 2012 en su casa de pasaje Humaitá al 2400 (San Nicolás a la misma altura). Fue una situación angustiante para el suegro de Maxi Rodríguez, su mujer y una nieta de 4 años, quienes quedaron expuestos a dos hombres armados que los amenazaron de muerte y los despojaron de 40 mil pesos, relojes, alhajas, perfumes y televisores. Al dueño de casa, incluso, le gatillaron un par de veces en la cabeza.

Por ese hecho fueron detenidas tres personas: Marcelo Eduardo Corvalán, de 32 años; Sebastián Viatri, de 31 años y hermano del actual delantero de Estudiantes de La Plata; y Federico Javier Giacosa, de 36 años y familiar político de los suegros de Maxi Rodríguez.

Con antecedentes por robos en Córdoba y el sur santafesino, los dos primeros fueron condenados en un juicio abreviado homologado en junio pasado por los camaristas Georgina Depetris, Carlos Carbone y Guillermo Llaudet Maza. Viatri recibió una condena de 6 años de cárcel tras unificación de penas y Corvalán, que denunció que era obligado a robar bajo el amparo de jefes policiales, recibió una condena de 7 años de cárcel.

De condena a libertad. Pero quedaba por resolver la situación de Giacosa. En primera instancia el juez Edgardo Fertita lo condenó a 3 años de prisión condicional por entregar el robo. La investigación ponderó dos llamadas, de 88 y 22 segundos, que hizo Corvalán a un teléfono a nombre de Giacosa minutos antes del robo.

Para los investigadores, el autor del atraco le pedía a su supuesto cómplice precisiones de la vivienda ya que él la conocía por frecuentarla periódicamente. Pero la defensa de Giacosa, encabezada por Adrián Ruiz y José Ferrara, apeló la condena y pidió la absolución de su cliente a partir del "escaso valor de la prueba que lo incrimina". Además solicitó que se investigue a un compañero de trabajo de Francisco P. que apuntó a Giacosa como el datero del robo y que nunca fue llamado a Tribunales.

A su turno, el fiscal pidió la confirmación de la condena y así se llegó hasta ayer, cuando el Tribunal ayer dio a conocer su veredicto en una audiencia donde estuvo Giacosa junto a sus abogados y el propio Francisco P.

Por unanimidad, los jueces decidieron absolver al condenado. Aclararon que en la causa se advierte el vínculo entre Giacosa y Francisco P.; y la teoría de este último sobre la posibilidad de que hubo un entregador. Pero las dos llamadas entre Corvalán y Giacosa son indicios que "generan dudas" y no "certeza", ya que no se describe cómo se llegó a esa prueba que permite albergar que, a través de ellas, se aportan datos sobre la calle o la cortada donde está la casa. Tampoco se puede esclarecer la circunstancia respecto al aporte de detalles, como la existencia de un ventiluz por el que se podía acceder a la casa, o quien conocía los objetos o dinero que podían guardarse allí.

Los jueces ordenaron además remitir copias a la Fiscalía para que se investigue a la persona que señaló a Giacosa como el datero, ya que nunca fue requerido por la Justicia.

Comentarios