Edición Impresa
Sábado 16 de Octubre de 2010

Sobre un texto para pensar

-Abue, ¿cuándo va a parar de llover?-preguntó Filomeno, corriendo la cortina de la ventana para no ver más la lluvia.

-Me parece que nunca - respondió su abuela. Filomeno la miró bien, para ver si le estaba haciendo una broma. Pero le pareció que no, porque la abuela estaba muy seria, poniendo los ravioles en la cacerola.

-¿Será posible - pensó Filo- que nunca pare de llover?

-Ma, ¿es verdad lo que dice la abuela?- le preguntó Filomeno a su mamá, que estaba en su escritorio, escribiendo en la computadora.

-Algunas veces - le respondió su mamá sonriendo-. ¿Qué fue lo que te dijo, que tenés esa cara de preocupado?

-Que nunca va a parar de llover - le contestó Filomeno.

-Bueno -dijo riéndose la mamá-, siempre que llovió, paró.

-¿Y eso qué quiere decir? -preguntó Filo.

-Es un dicho. Quiere decir que, por más que llueva mucho, alguna vez va a parar.

-¿Y los dichos dicen la verdad? -insistió Filo.

-Como tu abuela - le respondió la mamá, apagando la computadora-: a veces sí y a veces no. La diferencia es que tu abuela, cuando no dice la verdad, lo hace de puro graciosa.

-¿Y está bien mentir para hacer chistes?

-¿A vos qué te parece? _le preguntó la mamá.

-No sé _ dijo pensativo Filo.

-La verdad es que yo tampoco -dijo su mamá, parándose-. ¿Vamos a poner la mesa para comer?

(Tomado del libro de Gustavo Santiago "Filomeno y Sofía", Novedades Educativas, 2002).

 

 

Comentarios