Cartas de lectores
Jueves 27 de Octubre de 2016

Sobre las artes marciales

El múltiple asesinato de Mendoza me hace plantear algunas reflexiones. Se está definiendo este crimen como "femicidio", pero esto no nos deja ver que hay dos criaturas atacadas y que, si se investiga como femicidio, ellas no están incluidas. Si realmente el agresor es un psicópata, no estoy seguro de que deba ser tomado como femicidio, pues ignoro si en su delirio tenía conciencia de estar atacando mujeres. Pero lo más grave es que al parcializar el acto tomándolo como femicidio se oculta un problema muy grave. Las artes marciales son equivalentes para la ley al uso de armas letales. Por eso un boxeador o alguien que practique cualquier arte marcial "tienen los pies y puños prohibidos". Si yo voy a comprar un arma debo presentar un permiso de tenencia y/o portación. Para obtener ese permiso no sólo debo demostrar conocimientos técnicos del uso sino haberme sometido a una evaluación psicológica para verificar si puedo asegurar un buen uso del arma. En el caso de las artes marciales sé que para superar un cinturón sólo tengo que rendir examen de "formas" y de "combate", pero nunca vi que se tome una evaluación psicológica sobre si está preparado para adquirir los nuevos conocimientos. Tenemos aquí una nueva ausencia del Estado que sólo verifica que el lugar sea apto para la enseñanza pero no sobre la preparación psicológica del aprendiz. No podemos modificar el pasado, pero debemos aprender de lo ocurrido. Espero la pronta reacción de las áreas de seguridad y educación para regular una actividad tan importante.

Claudio E. Gershanik

DNI 10.866.756


Comentarios