Edición Impresa
Martes 10 de Enero de 2017

Sobre halcones y palomas

Es posible que Esopo (620 - 564 aC.) –el que escribió sobre la cigarra y la hormiga– haya imaginado la siguiente fábula: Sucedió en un tribunal del bosque, el búho abrió la audiencia dando la palabra al halcón querellante que alegó: "Debemos poner coto al desastre que provocan los gorriones, esos pájaros comilones y atrevidos que se llevan todos nuestros granos y nos ensucian los vehículos estacionados".

Es posible que Esopo (620 - 564 aC.) –el que escribió sobre la cigarra y la hormiga– haya imaginado la siguiente fábula: Sucedió en un tribunal del bosque, el búho abrió la audiencia dando la palabra al halcón querellante que alegó: "Debemos poner coto al desastre que provocan los gorriones, esos pájaros comilones y atrevidos que se llevan todos nuestros granos y nos ensucian los vehículos estacionados". La paloma defensora dijo: "Hermanos, Dios ha hecho comida para todos los pájaros pero no se la lleva hasta el nido, de manera que los actos de estos gorriones trabajadores son válidos y comprensibles"; a lo cual contestó el halcón: "Estoy de acuerdo, doña paloma, pero de todos modos, en aras del orden nacional y la higiene pública, propongo el aniquilamiento total de esa especie populosa, tarea que podemos hacer nosotros con ayuda de los buitres y sin costo alguno". Por último, la paloma dirigiéndose al juez expresó: "Señor búho, propongo que apercibamos levemente a los gorriones que proceden por necesidad y para evitar grietas en la fauna mandemos esta causa al archivo". Finalmente, sin pasar a cuarto intermedio, el búho – al que llamaban "Su Señoría"– después de pedir silencio a las cotorras, dictaminó: "Considero que si los halcones se comen a los gorriones, después podrían comerse a las palomas y por qué no, también a los búhos. De manera que mi sentencia es apercibimiento a los halcones y exilio eterno –previo embargo de sus pertenencias– para los gorriones que osan comer para vivir sin tributar. Téngase en cuenta que por ley sólo los búhos estamos exentos de pagar impuestos, lo que explica sin lugar a dudas, que somos distintos, con derecho a ejercer hasta los cien años y además a ser elegidos para preservar el sistema boscoso de peligrosas desviaciones. Ordeno que no haya cautelares ni apelaciones y que los cardenales comuniquen mi fallo a la prensa de los loros a posteriori de la feria invernal. Será justicia". Después de esto, los chimangos azules desalojaron rápidamente la sala instalada en la copa de un palo borracho, pero luego, un imprevisto tornado arrasó por completo con casi toda la fauna del bosque. Se comenta que algunos cabecitas negras que quedaron vivos, terminaron presos bajo el nuevo orden instalado por caranchos y buitres, que como se sabe, son amantes del disciplinado silencio que se produce cuando los pájaros no cantan; pero no se asusten esto es sólo una fábula.

Omar Pérez Cantón

El peligro de los

perros sueltos

El jueves 5 de enero por la mañana, como lo hago todos los días, saqué a pasear mis perritos por bulevar Oroño, donde vivo, y me tocó vivir el episodio más doloroso de mi vida. Un perro grande atacó a una de mis mascotas y la mató. Era un perro grande con collar, así que pienso que iba con alguien, pero suelto. Mi perrita, con su correa iba de mi mano, pero como caminaba despacito por su edad, Bianca tenía 17 años, iba un poquito detrás mío. Cuando sentí el grito y el alboroto, la vi en el suelo y vi la cara del atacante. La levanté desesperada y se murió en mis brazos. La mordió en el cuello, pero según me dijo la veterinaria, le dio un paro cardíaco del susto. Pido por favor que se hagan cumplir las disposiciones. Hay una ordenanza, la 7445/2002 que prohíbe específicamente llevar perros sueltos, que no se cumple por supuesto y nadie aplica sanciones. Porque así como se llevó una parte de mi vida, que eso era Bianca para mí, puede matar a niños pequeños o provocar graves incidentes, como lo que me tocó vivir a mí, y que no se lo deseo a nadie.

Cristina Burgues

La renovación

de los taxis

Dejo de lado la aspiración de llegar algún día a aproximarnos a ser un país del Primer Mundo y considerando que están próximos a renovarse las matrículas de 500 taxis, creo oportuno sugerir que se consideren algunos aspectos que hacen a la comodidad de los usuarios. Como usted sabrá, señora intendenta, el tamaño de la unidad debe tener en cuenta esa comodidad. A modo de ejemplo cito, comparativamente, que en Europa los taxis en casi todos los países son Mercedes Benz, bien espaciosos, o en EEUU los autos son en su mayoría grandes, lo cual hace que el pasajero esté realmente cómodo. En nuestra ciudad se habilitan autos demasiados chicos, para el caso los Corsa o similares, cuyo tamaño si deben viajar dos personas, y el chofer es algo gordito, el espacio que queda entre el respaldo del conductor y el asiento trasero no permite colocar los pies en el piso y se deben colocar en el espacio trasero del respaldo del asiento del acompañante del conductor. Parecería oportuno tener en cuenta este espacio para los pasajeros empleando unidades algo más grandes, como ser autos medianos a grandes. Si analizamos los costos, y la concesión dura 10 años, la amortización de la diferencia de costo entre una unidad pequeña a otra mediana es totalmente insignificante en ese tiempo. Creo, señora intendenta, que muchas personas mayores o con dificultades de movilidad sabrán oportunamente agradecerlo teniendo en cuenta que es un servicio público.

Néstor Sanjulián

DNI 6.044.867


N. de la R. Las licencias que la Municipalidad otorgó en 2007 empezarán a caducar a partir de marzo. Desde el Concejo advierten que retirarlas opacaría la calidad del servicio, y los titulares de taxis piden que se otorgue prioridad a quienes ya explotan esas licencias y les permitan seguir haciéndolo.

La disminución de la edad en la imputabilidad

La mentada propuesta de reforma legislativa impulsada por el oficialismo disminuyendo la edad de imputabilidad, actualmente fijada en 16 años (ley nacional 22.278 y su modificación por normativa similar 22.803/83), es otra muestra de las inveteradas decisiones políticas que caracterizan a la dirigencia vernácula: golpes de efecto mediático que ni siquiera resultan eficaces como paliativos y en modo alguno generarán los beneficios terapéuticos proclamados, la disminución del delito. En otras palabras, como de costumbre, el golpe se limita a los efectos del mal y no a sus causas, se aplasta a la cucaracha que se sorprende recorriendo la vivienda pero la guarida se mantiene incólume. Toda propuesta tendiente a optimizar la legislación sustancial (especialmente en materia punitiva), debe comenzar a través de un análisis integral de la legislación vigente, esto es una exhaustiva tarea hermenéutica cuyo punto de partida será el respeto a los principios constitucionales, tratados y concordatos de jerarquía superior a las leyes (artículo 75, inciso 20 de la Constitución nacional. El panorama es complejo: contamos con un Código Penal vigente desde 1921 (ley 11.179), con sucesivos aditamentos (abrogaciones de artículos, agregados como los referidos) que constituyen remiendos, presentados por sus autores en cada ocasión como panaceas ante la aparición de patologías puntuales. El desafío es mayúsculo: la actualización del Código Penal excede el delicado tema de la delincuencia juvenil, tan sólo una de las aristas de la descomposición social que percibimos y padecemos diariamente. De otro modo, el esfuerzo emprendido apenas servirá al cumplimiento de las inminentes aspiraciones electorales del elenco oficialista, tal como ocurre con la cuantiosa transferencia de fondos dinerarios resuelta recientemente en beneficio exclusivo de la Provincia de Buenos Aires.

Jorge Arévalo

DNI 10.189.789

Descripción de un

tarro azucarero

Un azucarero es un tarro común y corriente, de dimensiones que se adecuan a nuestra mano y/o alacena, y que consta de un rótulo grabado o etiquetado en su superficie rezando "Azúcar". La inscripción es un pretexto para la práctica del arte y suele ser testimonio de las más diversas destrezas y maestrías, aunque de todos modos, la misma resulte ser irrelevante, ya que puede o no estar incorporada al tarro. Sin embargo, dicha leyenda es útil para distinguir el tarro del resto de su comunidad "tarrícola". El azucarero contiene aquello que lo define, que no es nada pero lo significa todo. Lo mismo nos sucede a nosotros, que andamos pregonando por la vida ser tal o cual grandiosa cosa por medio de nuestras leyendas particulares, y al mismo tiempo nos vamos llenando de esas mismas intrascendentes cosas que pregonamos, sin saber que un tarro deja de ser tarro y se reduce a "azucarero" al contener ese contenido expropio, ni que nosotros dejamos de ser nosotros con aquellas cosas que vamos incorporando y de las cuales hacemos alarde frente a un tarro vacío, aunque quizás lleno de si mismo.

Sebastián Avaca

Los piquetes

en la autopista

Hace unos días, a las 13.30, salimos con mi esposo de Villa Constitución hacia Rosario, exactamente al sanatorio Parque, ya que tenía un turno programado para realizarme un estudio. Salimos con tiempo, el estudio era a las 14.30. Lamentablemente, al llegar a la altura de General Lagos comenzó a detenerse el tránsito. Debo aclarar que estaba muy transitada la autopista, camiones y mucha gente que emprendía sus vacaciones. En el peaje, nadie nos comunicó que había diez personas cortando la autopista, no sé por qué, con 17 kilómetros de cola. Gracias a Dios, pudimos bajar por una colectora y volvernos a Villa Constitución sin poder realizar el estudio. Ya no me sorprende más nada en este país, y especialmente en esta provincia de Santa Fe. Si estuviéramos en un país organizado, sin falta de educación, salud, entre otras cosas, yo no tendría que concurrir al sanatorio Parque (dicho sea de paso como soy muy agradecida, les sigo agradeciendo a todos los médicos, enfermeras, personal administrativo, que con tanta eficiencia y calidez humana me tratan y me trataron por un cáncer), si todo funcionara como debiera ser, yo tendría que quedarme en mi ciudad porque aquí hay buenos médicos, pero no hay infraestructura, no hay equipamiento. Además, ¿dónde están los señores jueces federales o provinciales, ya que "el que interrumpiera una vía de comunicación deberá ser penado", según el Código Penal. ¡Despertemos, argentinos!

Virginia Lucrecia Idone

DNI 6.670.670

Comentarios