Edición Impresa
Sábado 28 de Noviembre de 2015

¿Sirve repetir de grado?

Un informe de la Unesco asegura que la repitencia tiene un efecto negativo en el aprendizaje y genera estigmatizaciones.

La repitencia influye negativamente en los logros de aprendizajes. Tan es así que los alumnos que han repetido al menos una vez de curso tienen menos resultados a nivel global en todas las pruebas. El dato se desprende del Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo (Terce) de la Unesco y responde a alumnos latinoamericanos. Aseguran que la repitencia debe ser el último recurso para remediar el rezago en el aprendizaje y usarse en situaciones excepcionales. Después del nivel socioeconómico,  es la segunda variable que tiene la relación más fuerte con el logro de aprendizaje.
  El trabajo resalta que es en la educación primaria donde se asienta la capacidad de socialización, se forma la identidad y se construye la autoestima. Razones por las que los chicos deberían experimentar procesos fluidos de escolarización, sin embargo un buen número de ellos son retenidos por un segundo año en el mismo grado al estimarse que no han logrado el desempeño mínimo para ser promovidos. De acuerdo al Terce, la repetición de grado, que constituye el mecanismo por excelencia de remediación de los rezagos en el aprendizaje, es la variable que tendría mayor asociación negativa en el logro académico en todos los países, grados y disciplinas evaluadas.
  También advierten que los alumnos de menor nivel socioeconómico son más propensos a repetir un grado, debido a una posible ausencia de apoyos académicos en la escuela que logren compensar las desventajas de origen. Un nene o nena que ha repetido algún grado obtiene entre 15 y 74 puntos menos de desempeño académico comparado con quien nunca ha repetido, dependiendo del grado, la disciplina y el país, una vez considerada la influencia del nivel socioeconómico.
  Además, se concluye que la repetición de grado tiene un efecto negativo en el aprendizaje, lo cual cuestiona la lógica de la repetición como remedio para mejorar el aprendizaje. Otro dato de este informe titulado “¿Es la repitencia efectiva?” es que las características del entorno familiar de los estudiantes influye fuertemente en la probabilidad de repetir un curso o desertar de la escuela, y aquellos que viven en zonas rurales o pertenecen a una minoría étnica son quienes tienen más riesgos de no terminar la primaria.

Consecuencias. Además se subraya que es posible que la repitencia traiga consigo problemas de estigmatización, motivación y de ambiente del aula que dificulten el desempeño de quienes han repetido grado. Al mismo tiempo, los chicos que presentan retraso en el aprendizaje se enfrentan tanto a sus propias dificultades como a la discriminación desde el sistema educativo, pues son pocos los docentes capacitados para apoyar a las necesidades específicas de estos niños. Por tanto, el trabajo enfatiza en la necesidad de fortalecer la profesión docente para que pueda incluir a aquellos estudiantes que tienen necesidades educativas especiales.
  También se requieren de políticas que provean un apoyo integral a las familias y en particular a los niños que presentan dificultades de aprendizaje, de manera que puedan hacer frente a los problemas que los llevan a repetir de curso. En tal sentido, se recomienda diseñar y probar programas y dispositivos de apoyo académico para estudiantes rezagados.

Comentarios